Compartir

El subsecretario de Fiscalización, Daniel Campillay, informó que “de enero a marzo, se recepcionaron 159 pedidos de baja de habilitaciones comerciales, en un claro mensaje de la difícil situación que atraviesan los locales de la ciudad”.

“El año pasado para esta época, eran 77 los comercios que habían solicitado la baja de habilitación, mientras que en este 2017 la cifra se duplica, por lo que se realizará un relevamiento en el casco céntrico para identificar cuáles son los rubros más afectados”, señaló Campillay.

No obstante, el funcionario indicó que “en comparación con el período de enero a marzo de 2016, se tramitaron un 10% más de renovaciones de habilitaciones comerciales, dejando al descubierto el impacto que tienen los operativos de control que realizamos a diario”.

Compartir