Compartir

Por Martín Méndez
Lic. en Comunicación Social

Un joven de ideas claras y convencido de sus objetivos. Entrena a diario su cabeza para estar enfocado en la vida y en el deporte. Con una carrera que comenzó tarde pero que tuvo un vértigo asombroso. Su presente lo encuentra defendiendo los colores de Newbery y le otorga un lugar muy especial en su corazón al Club Atlético Rada Tilly (CART).

En este mano a mano muy interesante buceamos en la historia de Covalschi para conocer los caminos por los que tuvo que atravesar un chico que había tenido muy poco contacto con el fútbol, para llegar a estar entre los mejores jugadores de un reality de fútbol Europeo donde participaron más de 25.000 competidores de todo el mundo y luego, llegar a jugar en uno de los clubes más importante de la patagonia como lo es la CAI.

Con tan solo 21 años una corazonada lo convenció de cambiar radicalmente su vida deportiva: pasó del rugby al fútbol. En este sentido le consultamos ¿Cómo llega el fútbol a tu vida?

VC- El fútbol me llega de un manera rara. Yo empecé jugando al rugby y ese deporte fue el que me atrapó desde chico y le puse muchas pilas hasta los 21 años. Y a esa edad, después de haber pasado por Calafate, Hindú (en Buenos Aires) y la selección Austral, en un momento me llegó una corazonada fuerte de que quería jugar al fútbol; Se me despertó algo adentro de que quería hacer ese deporte”.

Fue algo difícil porque ya tenía 21 años, jamás había hecho inferiores, no había tenido ningún tipo de formación en el fútbol. Yo realmente me lo planteaba como lo estoy viviendo hoy: ser un jugador profesional y es a lo que sigo apuntando.

Empecé de a poco entrenando solo en las plazas de Buenos Aires, después me sume al equipo de la universidad y a un equipo de jugadores libres y siempre tuve presente que era algo que iba a hacer realmente enserio y pensando en perfeccionarme para llegar a la mejor versión que pueda.

En medio de la vorágine y dinámica tan particular que llevan los cambios radicales en la vida de una persona apareció la posibilidad de participar de un reality show de fútbol. ¿Cómo llegas al reality “Football Cracks”?

VC- Al poco tiempo de empezar a entrenar, en una noche que caminaba con mi viejo por Buenos Aires veo un cartel con un pelado y una pelota de fútbol. No le doy mucha bola y sigo caminando. Después me agarró curiosidad y pegué la vuelta para ver qué era. Ese “pelado” era Zidane. El cartel decía algo así como “querés ser la próxima estrella del fútbol? Presentante en Football Cracks”. Ahí vi la publicidad y al otro día era la prueba para presentarse a concursar.

De cara dura me mandé y había una cola que daba toda la vuelta al estadio de Excursionistas. Por dentro pensaba: “que caradura, yo nunca hice inferiores, yo nunca hice nada y me vengo a presentar”. De a poco fui pasando por distintas pruebas y hasta que una semana después me llaman para ver si tenía pasaportes para viajar y en dos semanas estaba en España con Zidane, Francescoli y el Mono Burgos. Ahí es donde comienza mi historia linda con el fútbol.

Reality Footbal Cracks. Zidane y Covalschi

Al principio tenía vergüenza y un poco de miedo, pero cuando estaba a punto de hacer la primera prueba me dije a mi mismo, si estoy acá voy por todo, voy a ganar esto, y sinceramente antes de empezar ya sabía que iba a ganar las pruebas de Argentina, estaba convencido que iba a ser el ganador y que iba a estar en España con el equipo de Cracks.”

Todo los días era una experiencia maravillosa. Todos los días aprendía algo nuevo y cuando llegaba a la noche lo escribía en un cuaderno porque era mucha la información y el aprendizaje.

Después del reality conocí otra cara del fútbol. Porque mientras estuve ahí se me acercaban representantes de todos lados a presentarme propuestas por la repercusión del show . Hubo muchas mentiras y ahí empecé a conocer toda la parte sucia del fútbol. Y al fin y al cabo, después de un año de haber estado en España con Zidane y Francescolli, volví a estar de nuevo entrenando solo en las plazas, sin club, y con todo lo que soñaba muy lejos de la realidad. Este es el momento que más destaco en mi carrera porque acá fue donde más aprendí y donde más fuerte tuve que estar para no soltar mis sueños y seguir por más que a simple vista parecía terminar todo para mí.

Después llegas al CART ¿Cómo fue esa experiencia en la que otra vez un cambio radical es protagonizasta en tu carrera, el de pasar de ser defensor a ser delantero neto?

VC- Después de recibirme en la facultad decido volverme a mi ciudad: Rada Tilly. Ahí voy al CART siempre con la idea de seguir en el fútbol y de perfeccionarme.

Cuando llego al CART hago un cambio y empiezo a jugar de delantero. Siempre jugué de defensor, central. Tuve una corazonada otra vez, y esta vez era la de cambiar de posición, de jugar de 9. Ese año tuve un año muy bueno donde logramos el ascenso con el club y convierto 29 goles en 22 partidos.

Yo conocía muy poco de la posición de 9. Pero tuve la suerte de encontrar en el club a Diego Gelinger (DT del CART) que me enseñó muchísimo porque había muchos conceptos y movimientos que no los conocía y también tenía muchísimos errores. Y es hasta el día de hoy que sigo recurriendo a él para que me ayude. La verdad que él me dio una mano muy grande. Es una persona que sabe mucho, me enseñó mucho, me sigue enseñando y es alguien a quien tengo como referente porque es un tipo que realmente sabe mucho.

-¿Por qué elegiste el CART y no otro club?

Covalschi y Alcalá a puro festejo en el torneo que ascendieron de la C a la B

Había mucha gente y amigos que conocía de toda la vida: Nanito Alcalá, con quien nos criamos juntos, estaba mi primo también. Había personas a las que quería mucho y eso me entusiasmaba al igual que poder jugar para el equipo de la ciudad donde me crie.

También tenía mucha admiración por Raúl Alcalá (presidente del CART) y la sigo teniendo. Es un tipo que le pone una pasión para con el club que es admirable. Un tipo así te motiva porque la querés romper y jugar lo mejor que puedas para él. Porque lo ves laburar tanto y estar siempre, lo ves ir antes que todos con su camioneta y pasarle la rastra a la cancha para que podamos estar mejor. Esas cosas te daban ganas de devolverle todo desde lo deportivo. Tiene una pasión por lo que hace que pocos tienen. La verdad que es admirable. Es un pelado que está loco.

Ese fue un gran año en tu carrera. En medio del campeonato por el ascenso con el CART tuviste un paso importante por Italia. Contanos de esa experiencia.

Covalschi en su paso por Italia

Lo de Italia me llego de repente, una propuesta para ir a jugar al sur de Italia, fue todo muy rápido me avisaron y creo que a los 4 días ya estaba en un avión camino a  Italia, pero como en todo ni lo dude, agarré mi bolso y fui a ver que había más allá. Fue algo increíble poder entrenar un tiempo allá, conocer las formas y estilo de entrenamiento y juego de los italianos. Una experiencia que sin dudas me dejo un aprendizaje fuerte y unas ganas de seguir sumando más de estas experiencias.

LLegas de nuevo al CART. Logran el objetivo del ascenso y vos te consagras como mejor deportista del año logrando obtener la Mara Dorada 2015. ¿Qué significó para vos?

Premio «Mara Dorada» 2015 entregado por los periodistas deportivos de Comodoro Rivadavia

Fue un cierre de año soñado, recibir semejante reconocimiento la verdad que me emocionó muchísimo. Soy de la idea fuerte de no trabajar pensando en los resultados, en los logros, sino que prefiero poner mi cabeza en ser cada día mejor y no centrarme en el resultado final, porque me gusta trabajar en lo que puedo controlar y sé que ser mejor depende de la disciplina y el hábito que tenga en el día a día. Pero sin duda la Mara Dorada me recibió de sorpresa y la tengo guardada de una manera especial, la miro seguido para recordarme como llegué a conseguirla, dejando mi corazón en cada partido con Rada Tilly, es un premio que me ayuda y motiva para seguir entrenando, creciendo y entregando todo siempre, pase lo que pase.

¿Soñas con volver a ponerte y defender los colores del CART?

VC- Es un club que para mí significó mis comienzos, un club donde realmente me quedó el corazón ahí y es algo que siempre me dan ganas de volver, de estar ahí presente, ahora no como jugador sino como hincha, porque tengo muchos amigos ahí.

Ahora tengo la cabeza puesta en el presente y en seguir creciendo y en seguir evolucionando. Pero siempre está la posibilidad de algún día poder volver a Rada.

Después de un gran año en lo personal y también en lo grupal con el club Atlético Rada Tilly, Covalschí dio un pasó muy importante que fue pasar a formar parte del plantel profesional de la CAI.

VC-Fue un salto muy importante en mi carrera. Para mi fue algo muy lindo poder vestir la camiseta de la CAI, porque es una camiseta que tiene mucha historia. Es el club más importante de la Patagonia, el club más reconocido por sacar jugadores a nivel a mundial. Y estar ahí y poder usar la camiseta que usó el Mumo Peralta, El Cuqui Silvera, era estar empezando a tocar lo que soñé cuando me decidí dedicarme al fútbol.

Cambié de un golpe a cinco categorías más arriba: de jugar en la C del fútbol comodorense a jugar un Federal B que era un nivel importante con jugadores profesionales, fue un salto muy importante que me sirvió para agarrar velocidad de juego y tener otro tipo de mentalidad que era lo que estaba buscando y lo que sigo buscando hoy para mejorar como jugador.

Después de la CAI, pasar a Newbery es un paso muy importante para seguir creciendo y evolucionando ya que hay nombres muy importantes en el plantel como Mauro Villegas, Coky Ainol y tantos jugadores tan importantes que a mí me sirve mucho para aprender de ellos. En esta carrera que estoy haciendo lo que siempre busco es aprender, crecer y buscar más.


Sos un joven de ponerse objetivos e ir por ellos a buscarlos con todo. En ese sentido cuáles son tus próximas metas a alcanzar.

VC- Estoy seguro que me queda muchísimo por mejorar porque hay cosas que estoy apriendo ahora y que quiero mejorar, pero soy muy paciente por más que tenga 28 años. Yo apunto al día a día. Hoy me siento mucho mejor que cuando empecé con Rada Tilly. También me siento mejor que cuando estuve en la CAI y a fin de año espero sentirme mejor de lo que me sentía a principio de año y para eso es necesario trabajar todos los días para evolucionar y crecer. Yo voy por el todo, no escatimo con mis objetivos o mis proyectos y siempre tengo en claro que quiero llegar a mi mejor versión.

Covalschi con la camiseta de Newbery

Vladimir integra una familia de: Mamá escritora, Papá Psicologo y dos hermanos y una hermana también psicólogos. Entonces la pregunta caía de madura : ¿Qué rol juega la cabeza en todo esto?

VC- Por ahí a muchos jugadores le preguntas cuál es tu mejor virtud y te dicen “el salto”, “el cabezazo”, “la pegada”; yo digo que mi fuerte es la mentalidad.

Siempre me entrené antes que en lo futbolístico, la cabeza. Siempre fue algo que considero mi fuerte.

Cuando yo empecé a entrenar en las plazas muchos se me cagaban de risa porque me decían que ya estaba grande, que se me había pasado el tren, que estaba loco. En ese sentido yo entreno todos los días la cabeza. Hago meditación, mindfulness, leo mucho y esas son herramientas que uso para entrenar la cabeza y generar esa confianza en mi para ir detrás de los objetivos que persigo. Lo más importante en mi carrera futbolística es la mentalidad. Yo tengo mi rutina mental para el fin de semana y en los entrenamientos 110 puntos.

Entreno la cabeza todo los días para llevarla al deporte y a la vida misma. Encontré muchos beneficios en el entrenamiento de la cabeza.

Compartir