Compartir

La CGT realizará hoy su primer paro general al Gobierno, tras 15 meses de gestión, con el fundamento de que existe “un malestar social” frente a las políticas económicas que lleva adelante el presidente Mauricio Macri, quien fue taxativo el martes ante sus ministros en una reunión de gabinete: “Debemos garantizar la libre circulación en las calles el día del paro para todos aquellos que quieran y puedan ir a trabajar por sus propios medios; en esto no vamos a aflojar”.

En ese sentido, ayer, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne; el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano; el titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, y el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, fijaron posición y coincidieron en que el paro es injustificable.

Frigerio señaló que el Gobierno seguirá dialogando con los sindicatos, pero advirtió que “no hay hoja de ruta para el día después del paro, porque no hay consignas claras de por qué se está parando”.

La ministra Bullrich y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunciaron que habrá despliegue de fuerzas de seguridad para que quienes quieran concurrir a trabajar, puedan hacerlo. “El objetivo es amedrentar al que quiere ir a trabajar con libertad. Nosotros queremos que la gente que quiera trabajar, pueda llegar”, afirmó Bullrich en declaraciones radiales.

Rodríguez Larreta aseguró que hoy “habrá libre estacionamiento y se liberarán los peajes de las autopistas”, y subrayó, en una entrevista con radio Mitre, que habrá “un aumento de la presencia policial en las calles para evitar episodios de violencia ante amenazas como las de (el secretario general del Sindicato de Peones de Taxis, Omar) Viviani”.

Uno de los secretarios generales de la CGT, Juan Carlos Schmid, pronosticó que el paro tendrá una “alta adhesión” y dijo que se expresará un “malestar social” que la central obrera busca “poner en agenda”.

Consultado en radio Mitre por el efecto de los cortes de calles y accesos que realizarán los grupos piqueteros, Schmid los minimizó y sostuvo que “el piquete va a ser inocuo porque no habrá transporte, las fábricas estarán vacías y no va a haber gente en las calles”.

Otro de los tres secretarios generales de la CGT, Héctor Daer, dijo ayer a Radio Rivadavia que la convocatoria al paro plantea una jornada “en la que no haya violencia” y en la que “los trabajadores van a reclamar no yendo a trabajar”.

Por su parte, el secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, uno de los más duros frente al Gobierno, sostuvo a Télam que el presidente Macri “es el principal responsable” de la protesta por “no dar respuesta a los reclamos de los trabajadores y sí a los sectores concentrados de la economía”.

Más conciliador, el secretario gremial de la CGT, Pablo Moyano, aseguró ayer que la central obrera le dará al gobierno “15 o 20 días” para que responda a las demandas del paro general de hoy y adelantó que, si existe una convocatoria al diálogo, “la CGT va a participar”.

De todos modos, señaló la importancia de que la eventual convocatoria a una mesa por parte del gobierno “sea para hablar de los reclamos y las soluciones, y no para la foto y para hablar de fútbol”.

En cuanto a los servicios, no funcionarán colectivos ni trenes, y no habrá servicios en ninguna de las líneas de subte y el Premetro; no saldrán vuelos desde Ezeiza y Aeroparque y en los hospitales sólo funcionarán las guardias médicas; no habrá recolección de residuos y los bancos estarán cerrados.

Pese al pedido del presidente Macri de permitir la libre circulación de las personas que hoy quieran concurrir a sus puestos de trabajo y que el de la CGT es un paro sin movilización, desde algunos sectores de la izquierda adelantaron que habrá varios piquetes y marchas.

Partidos de izquierda, sindicatos enfrentados con la CGT y algunas organizaciones sociales realizarán mañana cortes y piquetes en distintos puntos y accesos a la ciudad de Buenos Aires, en adhesión a la medida de fuerza.

Los cortes comenzarán a las 6 en el Puente Pueyrredón y se replicarán en la subida de la autopista La Plata-Buenos Aires, Puente La Noria, General Paz y Constituyentes, Acceso Oeste y Vergara, Corrientes y Callao, el Hospital Posadas y en varios trayectos de la Panamericana, y confluirán en el Obelisco a las 11.

Entre los organizadores se encuentran agrupaciones de izquierda como el Polo Obrero, el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) y el Frente de Izquierda, junto a gremios enfrentados a la CGT como las regionales de Suteba opositoras a Roberto Baradel, el Sindicato Único del Neumático, el Sindicato Independiente de la Construcción, trabajadores del subte y delegados de empresas en conflicto como Pepsico y Kraft, entre otros.

Compartir