Compartir

El subsecretario de Medio Ambiente, Daniel González, confirmó ayer el derramamiento de petróleo en la zona de Kilómetro 17 y señaló que la rotura es responsabilidad de la empresa CAPSA y no está relacionada al derrame registrado en Caleta Córdova y ni con la presencia de hidrocarburos en el mar, también en ese barrio de la ciudad.
González explicó que desde el martes “los inspectores municipales han recorrido el lugar, controlando los trabajados de limpieza que están realizando” y detalló que el derrame “al parecer llega a los 10 metros cúbicos».
El funcionario indicó que el desborde se produjo “sobre un cañadón por donde corre agua, por lo que se esparció bastante. Se trata de un colector de pozos que sufrió pérdidas, no estaban en producción por lo que sabemos, pero en las cañerías quedan un remanente de petróleo y al cortarse los ductos, eso fue lo que se derramó”.
En este sentido, aseguró que ya se habló «con la vecinalista de Km.17 diciéndole que hoy la empresa está levantando todo lo que es hidrocarburos, después habrá que hacer un análisis de la tierra y el agua para determinar si han quedado contaminadas». Además confirmó que “la empresa como es parte de su yacimiento, empezó a limpiar pero no se encontró el origen».
Respecto a la mancha que se detectó en el mar, señaló que “Prefectura tomó muestras y tampoco tendría relación con los otros derrames, esto es probable que se trate de la remoción de un pasivo ambiental”.
“Es decir que es posible que se trate de viejas instalaciones o ductos que todavía tienen residuos de petróleo, dentro o fuera por estar rotos, aparentemente como hubo sudestada, sustrajo de la costa este material y es el que observábamos en las manchas en el mar y esto Prefectura tendría que haberlo delimitado pero, ante la emergencia climática, no se pudo hacer”, detalló.

Compartir