Compartir

El municipio modificó ayer el lugar de descarga del barro del Juan XXIII y luego de la queja de los vecinos del Stella Maris, habilitó la escombrera sur y el basural para depositar en esos lugares las toneladas de la arena que se sigue sacando cada día de ese sector de la ciudad.

El secretario de Servicios a la Comunidad, Rubén Palomeque, confirmó ayer que se decidió buscar esos lugares que si bien están más alejados y retrasan el trabajo, no generan molestias en los vecinos del Stella Maris que el miércoles pidieron públicamente que no se deje más el material en la parte urbana del barrio.

El presidente de la vecinal del Stella Maris, Franco Policcichio, fue quien hizo pública la queja que fue aceptada por el municipio. “Entendemos la situación en la que se encuentra la ciudad y valoramos el trabajo que se está haciendo, pero de nada sirve que dejen el barro acá porque lo que hacen es generar otro problema en este barrio que también fue castigado por la lluvia, señaló.

“Desde hoy (por ayer) habilitamos la escombrera sur y el basural para la descarga del barro. Esto hace que el recorrido de los camiones se extienda y la tarea se haga más lenta, pero consideramos que es lo apropiado por lo dicho por los vecinos y porque, de paso, saneamos el basural, indicó.

100.000 METROS CUBICOS

El funcionario resaltó el trabajo que se sigue haciendo en todo Comodoro pero sobre todo en el Juan XXIII, donde estamos con todos los fierros, por ser un lugar donde el impacto fue muy importante y porque alivianando acá, podremos avanzar luego en otros sectores, explicó.

El cálculo que se hizo desde el municipio es que solo en el Juan XXIII hay 100.000 m3 de barro. Por día, luego de un trabajo intenso, se sacan del lugar unos 3.000, con lo que se deduce que con este ritmo intenso se necesitará más de un mes para despejar ese sector de la ciudad.

Ayer, en el barrio trabajaron 51 volcadores de 6 metros, 22 bateas de 25, y Tatu de 15, 10 camiones con volquetes de Urbana. Toda esta maquinaria y el personal que la opera realizó su tarea en el área concentrada entre el Juan XXIII y el triángulo del Pueyrredón.

Compartir