A un mes y medio de la tormenta todavía hay escuelas que no dictan clases

Compartir

El barrio Juan XXIII fue uno de los más afectados por el feroz temporal que se desató el 29 de marzo y volvió a repetirse el 6 de abril, dentro de esta zona se encuentra la Escuela N° 183 que al día de hoy no pudo abrir sus puertas y continúa con los trabajos en el sistema cloacal.

Marina Curallán, directora del establecimiento informó a El Patagónico la situación en la que se encuentra el edificio «todavía están trabajando, las máquinas están trabajando en el patio y se está probando el funcionamiento de las cloacas, ya que es lo que se vio más afectado».

Debido a esta situación desde la dirección se llamó a una reunión de padres a fines de abril para dar cuenta de los pasos a seguir «informamos a los padres como estábamos y la idea de comenzar a dictar clases en la Escuela N° 517 que se encuentra en Lisandro de la Torre y Juana Azurduy, de paso nos interiorizamos de la situación de las familias, muchas autoevacuadas o que todavía se encuentran evacuadas en el Gimnasio Municipal N° 2».

Compartir