Incautan $251.000 en la camioneta que le secuestraron a un funcionario

Compartir

Amín Contreras, el funcionario municipal que fue demorado el lunes por la noche en el barrio San Cayetano, después que protagonizara un choque y la policía comprobara que conducía con 1,57 gramos de alcohol por litro de sangre, concurrió ayer a retirar la camioneta que le habían secuestrado. En medio de ese trámite los efectivos a cargo del procedimiento descubrieron que en el vehículo había 251 mil pesos en efectivo.
Según la información a la que accedió El Patagónico a partir de fuentes altamente calificadas, ayer cuando Contreras, coordinador de la Emisión de Licencias de Conducir fue a retirar la Chevrolet S-10 –dominio OEG 423- con la correspondiente orden del juez de Faltas, Gustavo Simunovic, luego del pago de la multa. En esa instancia la policía encontró guardado en el habitáculo esa cantidad de dinero en efectivo.
Tal cual establece el protocolo de entrega de un vehículo por parte de la policía, primero se constata junto al propietario del automotor que el mismo esté en las condiciones en el que fue secuestrado, es decir sin ningún elemento faltante.
Así los policías de la Seccional Cuarta constataron la presencia del dinero en el habitáculo de la camioneta. Entonces, los efectivos citaron a dos testigos civiles para garantizar el procedimiento, en procura de que haya transparencia entre las partes intervinientes.
Al ser una suma considerable, se le dio intervención al Ministerio Público Fiscal que secuestró los billetes, a la espera de que Contreras acredite su procedencia para su correspondiente devolución. Caso contrario, la Fiscalía tienen la facultad para adoptar otras medidas judiciales para investigar su origen.
Mientras tanto, el asesor letrado del municipio, Miguel Criado Arrieta, en declaraciones a Radio Del Mar, argumentó ayer que como Contreras no integra la planta de empleados municipales, desde el área de Recursos Humanos no se le puede aplicar ninguna sanción administrativa por haber protagonizado una actitud reñida con sus funciones, como la de conducir en estado de ebriedad. Manifestó que como se trata de personal político, es facultad de las propias autoridades del Poder Ejecutivo determinar su continuidad o remoción en el cargo que ocupa.

Compartir