Conocé el nuevo Hercúles que el gobierno rediseñó

Compartir

En su primera actividad de la semana, Mauricio Macri desembarcó en la Base Aérea de El Palomar para presentar el primer Hércules C-130 que fue remodelado «a nuevo» en la Argentina.

En una puesta en escena sin contacto con la prensa ni discursos, el Presidente hizo una recorrida por la base, se subió al avión y dialogó con pilotos y tripulantes. Estuvo acompañado por el ministro de Defensa Julio Martínez, que ofició de anfitrión, en una de sus últimas intervenciones antes de que se confirme su candidatura a senador por La Rioja y, como está previsto, deje su cargo

El avión, según indicaron fuentes oficiales, fue incorporado por la Fuerza Aérea a finales de la década del 70 e integró la flota que colaboró con la logística durante la guerra de Malvinas. Los Hércules, a diferencia de otras naves, tienen una vida útil larga. Por caso, con estas modificaciones, el TC-61 estará en condiciones de volar hasta 2040.

Entre los principales cambios, al Hércules se le incorporaron equipos de comunicación satelital, radar de última generación, el sistema de visión electro óptica e infrarroja, paneles de instrumentos con seis pantallas multifunción y un sistema digital para el indicador de combustible y electrónico para el control de hélices.

También se realizaron modificaciones de las luminarias de cabina, compartimiento de carga y exterior de la aeronave para hacerlas compatibles con los requerimientos de visión nocturna.

A Fadea le demandó unas 47 mil horas hombre su remodelación, que implicó unos 5 millones de dólares.

«Volar este avión es mucho más ágil, porque la digitalización permite una mejor presentación de la información a los pilotos, sistematizando el control de las diversas funciones disponibles», señalaron desde el Ministerio de Defensa.

El Hércules es un avión diseñado para cumplir diversos tipos de misiones. Por ejemplo, por su capacidad de carga y características especiales para el despegue y el aterrizaje, son imprescindibles en las operaciones en las bases antárticas, ya que aseguran el recambio de personal y el reabastecimiento de alimentos y combustible. También son utilizados para asistencia en zonas de desastres naturales.

El TC-61 no es una nave más: fue muy importante durante la Guerra de Malvinas para asistir a las tropas argentinas.

Tras certificar la renovación del T-61 en Texas, EE.UU., ahora la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea), con sede en Córdoba, se encargará de remodelar otras tres aeronaves. El costo global de la remodelación de toda la flota superaría los US$ 70 millones estimaron fuentes oficiales.

Pero además, en Fadea se entusiasman con la oportunidad que generó la iniciativa, que requirió la capacitación en EE.UU. de su personal: «Esto nos va a permitir incursionar en el negocio de la remodelación de aviones hércules en toda la región», indicó a Clarín su presidente, Ercole Felippa.

FICHA TECNICA DEL HERCULES C-130

Procedencia: Estados Unidos​
Fabricante: Lockheed
Envergadura: 40,41 metros
Longitud: 29.79 metros
Altura: 11,66 metros
Peso vacío: 34.827 kg
Peso máximo: 70.310 Kg
Velocidad Máxima: 618 Km/h
Velocidad crucero: 602 Km7h
​Alcance: 7.600 km

Compartir