Un chubutense desapareció junto a un español en la «montaña asesina» en Pakistán

Compartir

El oriund de Trelew, Mariano Galván, escalador, montañista y guía profesional de montaña, de 37 años, desapareció junto a un colega español cuando intentaban subir al monte Nanga Parbat, ubicado en el norte de Pakistán y apodada como la “montaña asesina”.

Galván y Alberto Zerain “desaparecieron mientras estaban intentando subir al Nanga Parbat”, dijo Karrar Haidr, vocero del club alpino de Pakistán. Se trata de la novena montaña más alta del mundo, con una altura de 8.125 metros. Los montañistas, ambos de amplia experiencia, “estaban intentando subir por el lado de Mazeno”, agregó.

Según Muhammad Iqbal, de Summit Karakorum, la compañía que organizó la expedición, ambos salieron de su campo base el 19 de junio pero tuvieron que quedarse tres días en su tienda, a una altura de 6.100 metros, a causa del mal tiempo.

«Intentaron llegar a cima de nuevo cuando mejoró el tiempo pero perdieron contacto el viernes con nuestro personal en el campo base», dijo a la AFP.

«Nuestros sherpas en la montaña creen que están en algún lugar por encima de los 7.000 metros pero es imposible subir para buscarlos, por lo que hemos pedido un helicóptero y un equipo de rescate que llegarán hoy o mañana, dependiendo del tiempo», añadió.

El Nanga Parbat se ganó su apodo de «montaña asesina» porque más de 30 alpinistas murieron en el intento de llegar a la cima antes de que uno lo lograra en 1953.

En 2013 hubo otro incidente, cuando diez alpinistas extranjeros murieron por disparos en el campo base.

El norte de Pakistán es uno de los destinos más apreciados por los alpinistas, con algunas de las montañas más altas del mundo, incluyendo el K2, de 8.611 metros, la segunda más alta del mundo después del Everest.

Antes de encarar este ascenso, Galván era prudente y consciente del peligro que representaba el ascenso. En su cuenta de Facebook publicó días antes de partir que “el Nanga Parbat es una montaña que hay que respetar y ver qué se puede hacer en ella de acuerdo a las condiciones que presente. Lo mejor es estudiarla por todos los flancos y ver cuál es la mejor estrategia para subir”.

También aclaraba que no le interesaba “hacer grandes publicidades acerca de lo que puedo llegar a hacer o no, así como tampoco me interesa ser el primer argentino en escalar tal o cual pico, eso no es lo que me mueve ni mucho menos”.

El año pasado Galván y Zerain lograron hacer cumbre en la séptima montaña más alta del mundo, el Dhaulagiri (8.167 msnm) en mayo. Y en octubre conquistaron la octava cumbre más alta del mundo, el Manaslu, a 8.156 metros de altura. Ahora iban por la novena, el Nanga Parbat.

Galván es muy conocido en el Parque Provincial Aconcagua, donde ha realizado numerosas expediciones tanto comerciales y deportivas, como también de rescate en forma voluntaria. Una de sus hazañas fue conquistar en solitario la cumbre del Aconcagua por la peligrosa cara sur en poco más de un día. Y había conquistado siete de las 14 montañas más altas del planeta, conocidas como “los Ochomil”: Everest, Lhotse, Gasherbrum I, Grasherbrum II, Broad Peak, Dhaulagiri y Manaslu.

Fuente: Diario El Chubut

Compartir