La deuda de Cristóbal López con la AFIP aumenta mes a mes y ya debe $ 10.000 millones

Compartir

La cifra se incrementa mes a mes. En la actualidad la deuda que Cristóbal López mantiene con la AFIP a través de su empresa Oil Combustibles, ya supera los $ 10.000 millones, por los intereses aplicados. Se trata del dinero correspondiente al Impuesto a la Transferencias de los Combustibles (ITC) que el empresario nunca pagó al ente recaudador. Utilizó los $ 8.000 millones (cifra inicial) para financiar al Grupo Indalo. El Gobierno espera que la justicia declare nula la convocatoria de acreedores “y evitar que ingrese a la moratoria de la que tiene reserva”, señaló una fuente oficial. Quieren recuperar el dinero, y que López “sea procesado por defraudación impositiva”.

Cristóbal López enfrenta al menos 13 denuncias iniciadas por la AFIP donde le reclaman 589 millones de pesos. Retención indebidas de aportes previsionales, apropiación indebida de tributos y recursos de la seguridad social en empresas de medios de comunicación, son parte de las acusaciones que recaen sobre más de 30 empresas del Grupo Indalo. El Estado tiene como objetivo recuperar el dinero de las deudas impositivas que generó el empresario.

En el laberinto de causas, embargos y denuncias, la meta principal de la AFIP es que López pague la deuda que mantiene por no pagar el ITC durante el gobierno de Cristina Kirchner. La cifra al inicio de la causa penal, por defraudación a la administración pública, fue de $ 8.000 millones, pero ya supera los $ 10.000 millones, señalaron desde la AFIP.

López y su socio Fabián de Sousa utilizaron entre 2008 y 2015 la «refinanciación de planes de pago de AFIP 100% a 120 meses», según los documentos del Grupo, donde reconocen que para «capitalizar el beneficio deben cubrirse los desfasajes financieros con aportes de capital».

El dueño de Indalo eligió no pagar a la AFIP y financiar su holding. Por ejemplo: en un semestre en 2015, Oil transfirió $ 74 millones a siete firmas para sueldos. En 2016, en dos meses, la petrolera giró $ 124 millones a dos sociedades para gastos corrientes. Compraron bonos por más de $ 524 millones para adquirir la aseguradora Providencia.

La Cámara Federal aún debe decidir si la denuncia por los $ 8.000 millones seguirá en el fuero ordinario, donde la tuvo el juez Julián Ercolini y se declaró incompetente, o si quedará radicada en el fuero penal económico, la deuda de Oil sólo se incrementó.

Con el correr de los meses, según señalaron desde la AFIP, se aplicaron intereses y punitorios y hoy López debe más de $ 10.000 millones al Estado. La cifra continuará incrementándose, «los intereses corren todos los meses», indicaron desde el Gobierno donde sostienen que López, «debe ser procesado por defraudación y pagar la deuda completa a la fecha».

La AFIP hizo una presentación para que la justicia declare nulo el concurso de acreedores de la petrolera, un trámite que inició el empresario en Comodoro Rivadavia y quedó finalmente, radicado en Capital Federal. Si esto ocurre, evitarán que Oil Combustibles ingrese a la moratoria fiscal. La Corte Suprema aceptó analizar el concurso.

El empresario hizo una reserva de la moratoria y un ingreso en suspenso por $ 500.000, pero si la causa pasa al fuero penal económico y se acepta el concurso de acreedores, López podrá ingresar los $ 8.000 millones al régimen de pago. “Encontró una ventana”, repiten en la Casa Rosada y buscan impedir que se allane el camino al empresario.

En paralelo, la Cámara de Apelaciones en lo Comercial busca determinar si “el estado de cesación de pagos de Oil Combustibles fue simulado o, en su caso, creado artificial y dolosamente”.

Son las variables que permitirán que el Estado le cobre a López más de $ 10.000 millones por la deuda de Oil. En caso contrario, el dueño de Indalo podrá incluir a su empresa en la moratoria y sólo pagará en 60 cuotas (con una entrega que prevé de $ 6.500 millones después de vender activos de la petrolera), los $ 8.000 ya que el régimen fiscal condona los intereses.

Fuente: Clarín

Compartir