Campillay: “Debemos velar por la salud de los comodorenses”

Compartir

Este jueves, personal de la Subsecretaría de Fiscalización procedió a la clausura de los locales denominados “Las Brasas”, en Km. 3, y “Open 24”, ubicado en el casco céntrico de la ciudad. “Pareciera que algunos comerciantes no están tomando en serio la cuestión sanitaria y nuestra función es hacer cumplir las normativas vigentes”, subrayó Daniel Campillay.

En ese marco, ambos operativos de inspección se llevaron adelante en horas de la mañana, con la participación de las direcciones de Habilitaciones Comerciales y Veterinaria, dependientes del área de Fiscalización del Municipio. Durante el mismo, se clausuró la parrilla y rotisería “Las Brasas”, sita en Avenida Tehuelches N° 199 de barrio General Mosconi, y el multirubro “Open 24”, ubicado en Rivadavia N° 555.

Al respecto, el subsecretario Daniel Campillay manifestó que “en el caso de la parrilla, encontramos falta de higiene y contaminación cruzada en los productos, es decir, mercadería pre cocida en contacto con productos crudos”.
En referencia al comercio clausurado en el centro de la ciudad, señaló que “instalaron mesas en el lugar, explotando un rubro para el que no poseen habilitación. Además, en esos casos se debe contar con dos baños y tienen uno sólo, al que además no le funciona el inodoro. A esto, debemos agregar que presenta problemas edilicios”.

Por otra parte, el funcionario indicó que “pareciera que los comerciantes no están tomando en serio la cuestión higiénico-sanitaria y nosotros debemos hacer cumplir las normativas vigentes, velando por la salud de toda la comunidad. Cada comerciante debe ser consciente de los riesgos que conlleva una mala manipulación de alimentos o la falta de higiene en el local. Lo más delicado es la elaboración del producto”.

En ese sentido, anunció que “tenemos prevista la apertura del nuevo lugar para la emisión de los carnets de manipulación de alimentos, en el edificio ex SUPEH de Km. 3. Allí centralizaremos todo y los turnos podrán solicitarse vía web”.

“El carnet lo tendrán que hacer todos, porque es necesaria la instrucción acerca de la manipulación de alimentos e incluso sirve para aplicar en el hogar. El objetivo es mejorar la situación, al Estado no le sirve clausurar locales, pero los vecinos merecen consumir productos de buena calidad y elaborados en lugares que cumplan con todas las normas de higiene”, concluyó Campillay.

Compartir