Chubut lleva más de un año sin que Nación le apruebe proyectos de viviendas

Compartir

Los cambios de la administración de la política de viviendas por parte del Gobierno Nacional generó un importante impacto en la provincia. Es que desde ahora se buscará centralizar en Nación los planes y de esta forma perderá peso el Instituto Provincial de la Vivienda y las cooperativas de autoconstrucción.
Según aseguró el presidente del IPV al Económico, desde agosto de 2016 que el Gobierno Nacional no aprueba nuevos proyectos de viviendas para desarrollar en Chubut. Es decir que la gran mayoría de las que están en ejecución ya estaban programadas incluso antes de que llegara la actual conducción nacional.

Desde el Gobierno aseguraron a este suplemento que prácticamente todos los planes de vivienda que se ejecutaban tradicionalmente como el FONAVI, han sido paralizados. Y de lo que se ejecuta en conjunto, el aporte de Nación sólo llega al 34%, mientras que la Provincia pone hoy por hoy el otro 64% de los fondos.

Tradicionalmente en la ecuación del aporte quien debía destinar una mayor cantidad de dinero era el Gobierno Nacional. Sin embargo, hoy se están proponiendo nuevas formas de financiamiento público-privadas, con el manejo de entidades bancarias y a través del mecanismo del fideicomiso.

A partir de esta iniciativa, será el propio Gobierno Nacional el que determine los tipos de viviendas que se construirán y partir de qué planes de financiamiento, como por ejemplo el Procrear.

Para dar cuenta del parate en lo que refiere a la construcción de casas, basta detenerse en algunos datos oficiales elocuentes. Actualmente se están ejecutando en la provincia 143 viviendas sociales mediante la gestión de 31 cooperativas y 430 personas ocupadas. Sin embargo, en toda Chubut son 130 las cooperativas. Lo que da cuenta de la gran cantidad que hoy están sin realizar tarea alguna.

Ejecución del 40%

Al mes de julio se estima que se ha ejecutado entre el 30 y 40 por ciento de lo presupuestado este año para las viviendas sociales. Lo que marca un importante atraso en las erogaciones. Para suplir las dificultades en cuanto a los fondos, el IPV debió recurrir a financiamiento propio, lo que también lo dejó en una situación límite.

A ello se le suma una deuda que supera los 300 millones de pesos que tiene Nación con la provincia y que sólo fue achicada a cuentagotas.

Acerca del cambio de la política de viviendas de Nación, el presidente del IPV, Martín Bortagaray, expresó que “va a haber dos tipos de programa, pero el de la vivienda social es el que más nos preocupa porque no se viene firmando y le están dando mucha energía a lo que es Procrear o fideicomiso y no tenemos respuesta”.

Puntualizó que “todo este cambio general de la política de viviendas ha complicado porque no se firman nuevos acuerdos para la construcción de viviendas y sobre todo sociales desde agosto de 2016, en la cual esto complica en la previsibilidad para la gente de los futuros barrios”.

Aseguró al respecto que “nosotros estamos hablando de una necesidad para el primer sector de la sociedad que quizás es el más perjudicado porque le cuesta pagar el alquiler que es el que tiene menos de dos salarios mínimo vital y móvil”.
Bortagaray reflejó que “como digo en todo cambio hay que adecuar muchas cuestiones, hace a que los institutos debamos adecuar nuestra estructura a un nuevo programa”.

Por otra parte, explicó en qué consiste la deuda de Nación en viviendas. “Hay una deuda importante que alguna es exigible y otra esta en procesamiento. Hay compromisos demorados con Nación de 300 millones de pesos. En lo cual se viene trabajando, se viene llevando todos los meses y una vez por semana la actualización para tener presente”.

“Son compromisos de 130 millones con certificados aprobados y otros que están en proceso de verificación más lo que son las redeterminaciones de precios que viene bastante más demorado”.
Reveló que en caso de contar con ese dinero “se descomprimirían otras situaciones y podríamos arrancar algun barrio más de viviendas”.

Actualmente a través de los diferentes planes de vivienda tanto provinciales como nacionales se están ejecutando más de 2.100 viviendas en la provincia, las cuales se entregarán en los próximos 9 meses.

Fuente: Diario Jornada

Compartir