Una casilla dio un nuevo giro en el caso por la muerte de Anahí Benítez

Compartir

La investigación por la muerte de Anahí Benítez tomó un nuevo giro en las últimas horas. La detención de un nuevo sospechoso y, en especial, el allanamiento de una casilla dentro de la Reserva Natural Santa Catalina podrán ser claves para el esclarecimiento del crimen de la joven de 16 años.

Una de las fiscales del caso, Verónica Pérez, indicó que los nuevos hallazgos parecieron conducir la investigación hacia un desenlace concreto y se mantiene confiada en que entre el profesor Leonardo Agostino y el nuevo aprehendido, Marcos Esteban Bazán, está el responsable de haber cometido el asesinato.

«Estoy totalmente convencida de que uno de los dos, o incluso ambos, son los responsables. Alguno de los dos está involucrado con la muerte», afirmó Pérez en declaraciones a Luis Novaresio en radio La Red.

El nuevo giro que dio la causa se confirmó entre la noche del domingo y la madrugada de hoy: el hallazgo de una casilla tipo cabaña en el mismo predio donde apareció el viernes el cuerpo sin vida de la adolescente parece empezar a cerrar el círculo.

«En el allanamiento de ayer, utilizamos canes de la ciudad de Escobar para realizar una nueva búsqueda. Así, nos llevaron hacia una casilla tipo cabaña que terminó siendo determinante», especificó Pérez.

Los hallazgos dentro de la casilla fueron clave. En primer lugar, se detuvo a su único habitante, Marcos Esteban Bazán de 34 años, un sujeto con antecedentes penales, quien fue marcado por los propios perros como una persona que estuvo recientemente con Anahí.

Compartir