El Hospital Regional se prepara ante cualquier eventualidad en el operativo de rescate

Compartir

El hospital declaró en las últimas horas la emergencia, una alerta roja. «En el protocolo definimos que si llegamos a ser centro de evacuación, el servicio de guardia se deriva a las clínicas privadas. Acondicionamos salas de clínica y de cirugía como salas de cuidados intensivos, adecuamos nuestra sala de terapia especial, que tiene 8 camas, para poder recepcionar 3 más. Reforzamos con enfermeros y médicos, para que llegado el momento se pueda definir con celeridad los pacientes que ingresan con verde, amarillo y rojo», detalló Miriam Monasterolo, directora del hospital regional.

Pese a la previsión oficial, si los 44 tripulantes necesitaran atención, el centro de salud no daría abasto: será necesario derivar a 9 de ellos porque las camas no alcanzan. «Si las noticias no son buenas, lo primero que hay que hacer es contener a las familias, al personal involucrado, a todos los actores; nos pasó cuando se cayó el avión de LADE. La mayoría de las familias eran de de Comodoro que habían viajado a un evento en Córdoba. Teníamos a los familiares y a los sobrevivientes en el aeropuerto, y hubo que intervenir rápidamente para contener la crisis, pero después cuando hay sobrevivientes lo primero que hay que atender es la alerta sanitaria», afirmó a este medio la directora del hospital.

Reveló, además, el breve contacto que mantuvo con la delegación local de las Fuerzas Armadas. «Nos pidieron la provisión de tubos de oxígeno de bajo peso para la cabina de rescate (la unidad partió el martes en el buque Skandi Patagonia); también máscaras y alcohol en gel. Nosotros no teníamos esa cantidad de tubos, tampoco los bomberos, pero los conseguimos e hicimos la entrega el lunes al mediodía. La armada local no nos dio precisiones de la intervención en salud, tampoco nos dijo si los norteamericanos tienen su propio equipo sanitario».

Fuente: Infobae

Compartir