Se viene un nuevo aumento de un 6% de las naftas

Compartir

Las petroleras definen el precio de los combustibles en base a dos indicadores: el valor del petróleo crudo internacional y la devaluación del peso frente al dólar. Como ambos subieron en el último mes y medio, las compañías aplicarán un aumento en el importe de las naftas. Pero el momento de esa suba es materia de discusión. En voz baja, algunos ejecutivos del sector se inclinan por creer que será el próximo fin de semana, pero remarcan que nada es «seguro» en esta materia.

Las grandes petroleras -Shell, Axion- están pendientes de lo que hará YPF. La petrolera de mayoría estatal quiere dejar de ser la referencia que determine el accionar de los demás. Y, tras el incremento de este mes, cambiará su política comercial

En YPF tienen sobre la mesa las variables claves. El peso se devaluó frente al dólar un 8% desde el último aumento de los combustibles -a comienzos de diciembre-. El otro valor de referencia para el sector, que es el precio internacional del crudo Brent, también experimentó una suba del 13% en el mismo período.

Aunque tiene independencia del Poder Ejecutivo y y un gerenciamiento profesional, YPF es una compañía cuyo principal accionista es el Estado nacional, con un 51% de la propiedad. El Gobierno ya conoce las razones económicas que justificarían un aumento. Pero también sabe el ambiente en el que se mueve. Los datos de inflación de diciembre fueron más altos que los esperados. Y la seguidilla de aumentos que vienen -peajes, luz, prepagas, las modificaciones en el transporte- horadaron la imagen del Poder Ejecutivo en los encuestas.

«El ambiente no está para aumentos. Pero de no aplicarlos, YPF compromete su caja y se crearía un problema futuro», razonan los conocedores de esa empresa.

YPF es el mayor jugador de los surtidores, con más de un 55% de participación. Si aplican un aumento a fin de mes, eso presionará sobre la inflación de febrero, que ya viene con algunos aumentos anunciados -distribución eléctrica y prepagas, por ejemplo-. Por eso, si es que existe una «ventana» -como le llaman a la oportunidad- eso sería hacia el próximo fin de semana.

El incremento de Oil fue del 6% promedio. Cuando YPF reaccione, es probable que lo haga en ese rango.

En el ministerio de Energía repiten que los precios son «libres» y que ellos no intervienen. En el Banco Central, en cambio, siempre están preocupados por lo que hará la petrolera.

Hubo alguna sugerencia desde un despacho oficial a YPF para que no aumente «ahora». Cualquier pérdida actual puede ser compensada en el resto del año, le susurraron. Pero otra ala del Gobierno sabe que las «sugerencias» a las compañías pueden ser un arma de doble filo, abriendo la puerta a cierto intervencionismo. Y prefieren que YPF resuelva su dilema aún a costa que todo el Gobierno pague el precio frente a la opinión pública.

Fuente: Clarín

Compartir