Un lobito marino sorprendió a vecino en su jardín

Compartir

Ocurrió al amanecer, en la zona cercana al Monumento El Quijote, donde un pequeño ejemplar apareció entre las plantas de una casa, disfrutando del primer sol de la mañana.

La imagen, curiosa de por sí, llamó también la atención por la distancia realizada por el lobito marino, que superó los médanos de la playa, cruzó el boulevard, la zona del césped, y luego la calle de servicio, para terminar reposándose en el jardín de la casa.

Compartir