Animal Veterinaria incorporó microchip y lector para encontrar dueños de mascotas perdidas

Compartir

En comunicación con Radio Activa en FM EL CHUBUT, con la conducción de Karina Silva, Merino contó sobre el dispositivo adquirido para obtener una mejor identificación de las mascotas, un sistema que se utiliza en gran parte del país. «Adquirimos nueva tecnología que nos permite tener una mejor identificación de las mascotas. Consiste en un microchip que se implanta subcutáneamente en la mascota, a la altura de donde se unen las dos paletas, en el lomo. Es pequeño como un grano de arroz, y los datos se cargan en una ficha, con un código de barra que luego puede ser leído a través de un scanner lector que nos va a indicar todos los datos que volquemos al sistema sobre las mascotas, por ejemplo, la edad, raza, sexo, una foto, si está en tratamiento veterinario, y sobre el propietario».
El profesional explicó que «de esa manera se puede cargar en una página oficial nacional que es Mis Mascotas, y eso sirve de alguna manera si esa mascota es extraviada y quieren localizarla. Si se quiere saber la propiedad de esa mascota puede escanearse en cualquier scanner de cualquier veterinaria del país y emite los datos del propietario y dónde se domicilia», aclarando que «no es un gps ni un geolocalizador».
Este tipo de tecnología y el aparato adquirido «está avalado por el Senasa y también por la Federación Cinológica Argentina que lleva todos los pedigree, y todas las identificaciones de todos los animales de raza del país y hoy por hoy están exigiendo ese tipo de identificación. Y si bien hoy estamos en un momento donde no hay viajes al exterior, la Unión Europea para el ingreso de las mascotas a ese continente, tiene reglamentado que tiene que entrar independientemente de la raza que sea, con un microchip».
La pieza, no es visible, «incluso no produce ningún tipo de reacción, es totalmente inocuo para la mascota. De hecho, antes de colocarlo tenemos que escanearlo, comprobar que ya no tiene uno. Tampoco hay manera de sacarlo y para ponerlo no hace falta hacerle ningún tipo de sedación, no duele para nada».
Debe destacarse que en nuestra ciudad hay una ordenanza que obliga a que más allá que el animal tiene que tener bozal y salir con todas las medidas de seguridad, «tienen que estar chipeados, se refiere a este tipo de tecnología de identificación. No solo es por un tema de extraviar, también es un método de propiedad y uno puede decir que una mascota es suya porque esta en la información del chip. Y en el caso que se quiera hacer responsable a un propietario porque un hubo un problema, un accidente, una mordedura».
En la entrevista también habló del costo para la colocación, «no es para nada costoso, el implante del chip sale 1.300 pesos. Comparado con una vacuna que esta 900 pesos, es accesible, y dura toda la vida, no corre peligro que se rompa ni pierde vigencia. Es como un DNI del perro», resumió Merino, cuya clínica veterinaria esta ubicada en Yrigoyen 2.013 de Trelew.

Compartir