Francisco recibió al cardenal australiano George Pell, absuelto en caso de abuso de menores

Compartir

La noticia, reportada por la agencia AFP, fue confirmada a través del boletín oficial del Vaticano, que precisa a diario las actividades del sumo pontífice.

Pell, ex secretario de Economía del Vaticano, de 79 años, había sido hallado culpable por abuso de menores contra dos niños del coro de la catedral de Melbourne entre 1996 y 1997, cuando se desempeñaba como arzobispo de la ciudad australiana.

«Fue muy bien», declaró Pell a Salvatore Cernuzio, periodista especializado en el Vaticano para el diario La Stampa.

La última reunión presencial de Pell con Francisco se remonta al 27 de junio de 2017.

El cardenal Pell, que en teoría tenía que mantener una cuarentena de 14 días tras su llegada desde Australia, ya fue fotografiado recientemente en la terraza de un café cerca del Vaticano.

Tras la condena, Pell había sido apartado por el papa Francisco de su cargo como jefe de las finanzas vaticanas, al que había llegado en 2014, además de recibir una prohibición para el ejercicio público del ministerio sacerdotal y para cualquier contacto con menores.

El cardenal dijo a sus amigos sacerdotes que «no podía esperar para mirar al Papa a los ojos», escribió Franca Giansoldati, vaticanista para el diario Il Messagero.

«Esa oscura frase escondía la amargura de un cardenal que -durante ese terrible período- no pudo contar con ninguna palabra de consuelo, de apoyo, de amistad del Papa», añadió.

En abril pasado, la Corte Suprema australiana había anulado la condena a seis años de prisión que pesaba contra Pell en la causa que investigaba cinco cargos de supuestos abusos a menores, por el beneficio de la duda.

Pell, que estuvo en prisión más de un año, estimó que el fallo le permitiría reparar «una grave injusticia».

«Existe una significativa posibilidad de que una persona inocente haya sido condenada, porque las pruebas no demostraron la culpabilidad en el nivel necesario», señaló en esa oportunidad el máximo organismo judicial de Australia.

La presencia de Pell en el Vaticano se registró tras los nuevos escándalos económicos que llevaron al Papa a pedir al cardenal Angelo Becciu que diera un paso atrás y dimitiera del cargo de Prefecto de la Congregación de los Santos y también que renunciara a los derechos del cardenalicio, indicó la agencia de noticias ANSA.

Muchos vincularon, consignó la agencia DPA, la visita a Roma de Pell -quien fue apartado del cargo de ministro de Finanzas del Vaticano a raíz de su proceso judicial- con el paso al costado de Becciu por fraude.

Becciu tuvo también que renunciar a sus derechos cardenalicios y a su cargo como prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

El tribunal del Vaticano está investigando la supuesta entrega por parte de Becciu de hasta medio millón de euros provenientes de los fondos reservados de la Secretaría de Estado a una mujer que con el dinero compró artículos de marcas de lujo.

Por su parte, el periódico de australiano Financial Review publicó la intención del abogado del cardenal George Pell de abrir una investigación internacional por supuestos pagos de hasta 700.000 euros que habría transferido Becciu hasta cuentas bancarias ligadas a ciertas personas que acusaron a Pell de haber cometido abusos sexuales.

Becciu negó en todo momento las acusaciones a través de su abogado.

Compartir