Inicio Política Chusoto: “Chito” Alarcón circulará con una tobillera electrónica

Chusoto: “Chito” Alarcón circulará con una tobillera electrónica

Compartir

Se trata de quien fuera director de Ceremonial, Oscar Alarcón, quien durante tres meses deberá ir de su casa al trabajo y del trabajo a la casa –único deambular permitido-, con una tobillera electrónica que mediante un satélite controlará sus movimientos.

El otro es David Dahhur, exdirector de Relaciones Institucionales de Lotería provincial que está imputado de organizar las maniobras en lo que los investigadores consideran se trató de una asociación ilícita encargada de estafar al Estado mediante contrataciones realizadas por el Instituto de Seguridad Social del Chubut.

La medida de prisión preventiva se hizo extensiva a Diego Correa, considerado el jefe de la asociación ilícita que desde la Unidad Gobernador que conducía promovió cuantiosos hechos delictivos, a tal punto que ya se encuentra en prisión desde el 7 de marzo pasado, involucrado en las causas “Embrujo” y “Revelación”.

La decisión se tomó en una audiencia de apertura de investigación solicitada por fiscales de la Unidad Fiscal Especial que atiende casos de corrupción en la administración pública del Chubut y que fuera creada a principios de este año por el procurador general Jorge Miquelarena.

Se trata de los fiscales generales Alejandro Franco, Fabián Papaiani y Héctor Iturrioz, acompañados por los excomisarios Julio Blanco y Fernando Amandi, del Equipo Técnico Multidisciplinario con el que cuenta el Ministerio Público Fiscal del Chubut.

En la investigación surgieron lazos de estas maniobras en Lotería, con el accionar del grupo que se encuentra involucrado en la causa “Embrujo”. Los fiscales indicaron que este grupo de imputados “montaba toda una infraestructura con dineros obtenidos ilegalmente y que ahora son parte de la causa Embrujo”, para destinarlos a seguir estafando al Estado mediante las contrataciones en Lotería”. Consideran que los imputados pueden entorpecer la investigación o fugarse habida cuenta de la pena que les podría caber.

Compartir