Inicio Importante Más perdido que Arcioni en la provincia

Más perdido que Arcioni en la provincia

Compartir

Del editor…

Del sillón de su escribanía, al sillón de la provincia. Un ascenso político demasiado veloz, el cual, luego de dos años en su primera incursión en la función pública, deja expuesta su falta de cintura política para cargar con el destino de ciento de miles de chubutenses sobre sus espaldas.

En tan solo cuestión de meses Mariano Arcioni se convirtió en la cara visible de una provincia manchada por la corrupción de funcionarios del chusoto, la conflictibilidad social permanente por la falta de pago a docentes, médicos y estatales, la violencia, la inseguridad y una crisis económica que si no se soluciona con una firme y elaborada conducción política se acrecentará y nada bueno vendrá de ello.

Es que desde el fallecimiento del Gobernado Mario Das Neves, un animal político por naturaleza que supo tener esta provincia, ya nada volvió a ser lo mismo. Ante la fatalidad del hombre que manejaba a diestra y siniestra los hilos de una provincia difícil de gobernar la crisis se estalló y comenzó a derramar hacia la ciudadania y para adentro de la fuerza política de gobierno.

Todos lo que rodeaban a Das Neves quisieron y quieren, a su modo, manejar esos hilos del destino provincial ya que detrás de cada uno de ellos hay una caja importante de financiación. Esa pelea por ver quienes realmente se hacen cargo de tal responsabilidad es lo que ha llevado a la provincia a la situación extrema que vive.

Mariano Arcioni, a todo esto, parece ser un simple espectador al que solo le toca poner la cara y quienes orquestan el destino provincial desde las sombras, soltando manos y agarrando otras, son los laderos y hombres de confianza que supo tener Mario Das Neves.

El gobernador deberá tomar con fuerzas el timón de la provincia, rodearse de personas de su extrema confianza y alejar a aquellos a quienes juegan a sus espalda si quiere enderezar el destino provincial, sino será masticado y luego escupido por un sistema político muy arraigado en Chubut.

Compartir