Compartir

Delincuentes perpetraron ayer a plena mañana un nuevo robo en la Fracción 15 donde residen unas 30 familias sin ningún tipo de servicios básicos. Los ladrones aprovecharon que la propietaria salió a cargar combustible para el generador eléctrico que utilizan. Arrancaron una ventana de una habitación. Se llevaron dos televisores LCD y una notebook.

La falta de un servicio básico como la energía eléctrica es un problema mayúsculo para los habitantes de la Fracción 15, en cercanías del barrio Bella Vista Sur. No sólo tienen inconvenientes para conservar alimentos o calefaccionarse, sino que viven a oscuras y por encontrarse lejos de otros sectores urbanos son un blanco constante de la delincuencia.
Ayer a las 10:30 Andrea Orquera dejó su casa solamente por una hora para dirigirse a cargar combustible para el generador eléctrico que utiliza su familia. En esos momentos la vivienda fue visitada por delincuentes.

Los individuos que serían dos y se movilizarían en un vehículo, forzaron la reja de hierro del exterior y luego arrancaron las hojas de la ventana de una de las habitaciones. De esa manera, los malvivientes se apoderaron de dos televisores LCD, uno de 42 pulgadas y otro de 32, además de una notebook, precisó la damnificada a El Patagónico.
En una ocasión anterior ya le habían sustraído materiales cuando la vivienda se encontraba en plena obra.

A raíz del nuevo robo, los habitantes del sector se reunieron por la tarde para tratar de encontrar una solución a la falta de energía y alumbrado público. “Nos juntamos con un par de vecinos por la problemática de no tener luz porque sino yo no estaría perdiendo el tiempo en buscar combustible todos los días mañana, tarde y noche para llenar el generador”, explicó Andrea.

Además, señaló que una de las cuadrículas de la Seccional Quinta que tiene jurisdicción en el lugar le tomó la denuncia y la Policía Científica se encargó de levantar huellas y sacar fotos. “Tenemos la necesitad de tener la luz, por falta de electricidad no podemos tener alarma comunitaria”, lamentó la víctima del robo.

“UNA BOCA DE LOBO”

En el encuentro entre vecinos también estuvo presente la familia a la que hace un mes delincuentes le destrozaron una parte de la pared de la casa y le llevaron el generador, electrodomésticos y hasta las garrafas de gas.
“Se está esperando a que la cooperativa venga a electrificar los trafo (transformadores), va a ser un paliativo para la gente que no tiene servicio”, indicó la referente del sector, Mabel Guerrero.

Recordó que el martes se reunieron con el ministro de Infraestructura de la provincia, Maximiliano López, y “prometió a la gente que en el lapso de diez días iba a quedar solucionado el tema, pero vemos que está todo demasiado tranquilo”, sostuvo en referencia a que no se observan trabajos en la zona.

“Se necesita la energía con urgencia, son muchas las problemáticas que tenemos aquí. Todos los días dos o tres viviendas son violentadas y cada vez se está agravando más la situación. En las noches aquí es una boca de lobo, no se ve nada. ¿Quién va a salir? si uno no sabe con qué se va a encontrar. Se apagan los generadores y queda una terrible oscuridad. La gente se desespera y los vecinos están muy preocupados”, graficó.

Compartir