Compartir

Los gremios de la actividad petrolera están expectantes desde el 15 de setiembre, día en que la presidente Cristina Fernández de Kirchner anunció la resolución 897/2015 por la que se extiende a todos los trabajadores petroleros la posibilidad de acceder a la jubilación a los 50 años de edad, con 25 años de servicio. Se trata de un beneficio que hasta el momento, en función del decreto 2.136/74, estaba solo reservada para los operarios de boca de pozo. En esta ciudad, solamente en el sector convencional, son 2.622 los trabajadores que están en condiciones de acceder a la nueva jubilación. En Jerárquicos, todavía no terminó el relevamiento, pero se estima que el número también sería importante.

El anuncio efectuado por la presidente Cristina Fernández de Kirchner el 15 de setiembre, día en que también dio a conocer la reglamentación de la ley que pone fin al reclamo y la deuda por la falta de pago de las acciones por Propiedad Participada a los ex ypefianos, generó una gran expectativa en el sector petrolero, donde 2.622 trabajadores, del sector convencional, pueden ahora acceder a la nueva jubilación.
El Sindicato de Petroleros Privados, que conduce Jorge Avila, dio a conocer el resultado del relevamiento por el que se precisó, a Radio Del Mar, que son 2.622 los petroleros que están en condiciones de acceder a este nuevo sistema de jubilación. Además de ser una conquista sindical, es una probable solución a la necesidad que tienen las operadoras y empresas de servicio de reducir el número de personal en un momento que, a partir de la baja del precio internacional del crudo, es muy delicado para la industria.

En Petroleros Jerárquicos el relevamiento, para conocer el número eventual de beneficiarios está aún en marcha, pero se estima que será importante aunque menor que los 2.622 de los convencionales ya que por cada 10 trabajadores de campo hay un jerárquico. El cálculo, de todos modos, no puede hacerse sobre esa base ya que, por las condiciones especiales que tienen que reunir los trabajadores para acceder al beneficio, 50 años y 25 de servicios, involucra a un porcentaje importante de jerárquicos.

Desde el sindicato petrolero se aclaró que los 2.622 es el padrón general, pero como la jubilación es voluntaria, la adhesión dependerá de la voluntad y situación personal de cada uno de los trabajadores.

REGLAMENTACION Y REUNIONES EN 30 DIAS

El compromiso asumido por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, ante los secretarios generales de los gremios de todo el país es que la reglamentación de la resolución se efectuará a más tardar en 30 días.

Luego de ese lapso, funcionarios y personal técnico del Ministerio llegará a Comodoro para mantener reuniones informativas con el gremio y con el personal que está en condiciones de jubilarse, a quien se les explicará las alternativas, ventajas, la forma y el porcentaje en que accederán a la jubilación, que de ninguna manera será menor al 82% del sueldo activo, y que saldrá del promedio de los mejores sueldos en los últimos 10 años, como establece la ley nacional.
Además de la reglamentación, en las distintas reuniones que se están manteniendo con las operadoras, los gremios petroleros están definiendo la forma en la que las firmas aportarán al fondo compensador o de jubilación ya que lo que se busca es una salida solidaria e inteligente al crítico momento que vive la industria. Para ello las petroleras tendrían que hacer un aporte para que el sistema jubilatorio no se desfinancie y los trabajadores puedan acceder al beneficio con todas las garantías y tranquilidad del caso.

A TODOS

Si bien hay que esperar la reglamentación, en el texto de la resolución 897/2015, que el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, firmó el 7 de setiembre, establece que el beneficio jubilatorio alcanza a la totalidad de trabajadores vinculados a yacimiento y actividad petrolera, incluido el administrativo.

En concreto se menciona al “personal que realice o hubiera realizado tareas de exploración, incluidas las de alta mar, a quienes “realicen o hubieran realizado tareas de movimiento de suelo”, al personal responsable de tareas de saneamiento, los boca de pozo, servicios especiales, gestión de residuos, personal de apoyo entre los que se incluyen a los auxiliares, administrativos y de mantenimiento o de servicios “que desempeñen tareas en forma exclusiva, normal, habitual, con dedicación y afectación directa y principal”.

Compartir