Compartir

El episodio ocurrió ayer en una vivienda de la avenida Armada Argentina, donde el depravado concurrió a la casa donde trabaja la víctima.

Allí, quiso forzarla a tener relaciones sexuales y al sufrir una negativa le colocó un cuchillo en el cuello al hijo de la mujer. Tras un forcejeo, la empleada salió al exterior y pidió auxilio. El atacante fue detenido.

Los desesperados gritos de la empleada doméstica y la urgente presencia policial y de la Guardia Urbana de Rada Tilly permitieron que el sujeto oriundo de la comuna rural de Cushamen no pudiera concretar sus bajos instintos.
Ante la presencia de un menor de 7 años, habría intentado violar a la mujer de nacionalidad paraguaya. Como si fuera poco, amenazó a la víctima y a su hijo con un cuchillo de grandes dimensiones con el que le extrajo a ella prendas interiores y que la policía le encontró después entre los bolsillos de su pantalón.

De acuerdo a los datos obtenidos por El Patagónico, el hombre de campo había llegado a Comodoro Rivadavia por la mañana y se contactó telefónicamente con la víctima, a la que conocía desde hacía un tiempo. Esta se desempeña como empleada doméstica en una vivienda de la avenida Armada Argentina, frente a la bajada 26 de la costanera.
El individuo -diez años menor que ella- fue invitado a pasar a la casa, donde la mujer se encontraba acompañada de su hijo. Los propietarios del lugar no estaban. Eran las 15:30 cuando el hombre comenzó a mostrarse excesivamente cariñoso con la mujer, quien aseguraría luego que no le siguió el juego, optando por marcar distancia y evitar que el sujeto se propasara.

Pero en un momento el visitante perdió los estribos y extrajo su facón de la cintura para colocarlo en el cuello del menor, amenazando con hacerle daño si la mujer no accedía a sus bajos instintos, que consistían en mantener relaciones sexuales. Asustada, la mujer dio a entender que accedía siempre y cuando su hijo ya no fuera amenazado.
Según precisaron las fuentes oficiales, el hombre con la misma arma blanca practicó habilidosos movimientos con su facón y comenzó a desnudar a la mujer. Entre los cortes de ropa le extrajo una prenda interior que luego guardó en un bolsillo del pantalón.

Cuando parecía que consumaría la violación y luego de un posterior forcejeo, la víctima logró salir al exterior y correr a los gritos hacia la costanera. Pidió auxilio y entonces el hombre que salió detrás de ella comenzó a huir por esa misma calle de la primera avenida.

En pocos segundos los efectivos policiales con la colaboración de la Guardia Urbana aprehendieron al depravado y secuestraron el cuchillo de grandes dimensiones que había arrojado durante la fuga. En sus bolsillos llevaba la prenda íntima de la víctima, como si se tratara de un trofeo de guerra.

El depravado quedó detenido en la comisaría radatilense en averiguación del delito de abuso sexual gravemente ultrajante y hoy será sometido a la audiencia de control de detención en la Oficina Judicial. La víctima, en tanto, efectuó la respectiva denuncia ante la Comisaría de la Mujer. fuente: el patagónico

Compartir