Compartir

A partir de una denuncia por usurpación y amenazas con arma de fuego, se llevó a cabo una orden de desalojo en una vivienda del barrio Las Orquídeas y para sorpresa de la policía, encontraron a una mujer fuertemente armada en el interior. Además de dos armas de guerra y municiones, se secuestró cocaína y marihuana. La usurpadora fue demorada y anoche se definía si quedaría detenida.

En el caso tomó intervención el personal policial de la Comisaría Mosconi, donde se radicó la denuncia por usurpación y amenazas con arma de fuego.

Al respecto, se conoció que la damnificada se ausentó por cuatro días de la casa ubicada en Humphreys y 4 de Noviembre, en el barrio Las Orquídeas para cuidar a su madre y cuando regresó se encontró que habían forzado el portón del patio y el acceso a la vivienda. Se topó en la casa con una mujer que la amenazó con un arma de fuego.
La víctima radicó la denuncia y desde el Ministerio Público Fiscal se solicitó el correspondiente allanamiento, tarea que llevó a cabo la funcionaria Verona Dagotto ante la juez penal de turno, Gladys Olavarría.

El procedimiento se llevó a cabo en horas de la tarde de ayer y al momento del arribo del personal policial se encontró con una joven que llevaba en la espalda una pistola 11/25 cargada con una bala en boca y otras en el cargador. La misma fue identificada como Andrea Jaramillo, de 24 años, quien resultó ser hija de Juvenal Jaramillo, quien hace un tiempo quedó cuadripléjico en un presunto ajuste de cuentas.

A todo esto y por entorpecimiento del procedimiento, la mujer fue demorada y trasladada a la dependencia, dado que la orden no especificaba detención.

En tanto, al revisar la propiedad la policía encontró tizas de cocaína y marihuana, por lo que se dio intervención a la División Drogas Peligrosas y la correspondiente información al Juzgado Federal.
Finalmente se confirmó que además de la 11/25, la policía secuestró una pistola 9 mm, con municiones y un handy de comunicación Motorola con todas las frecuencias policiales, el cual habría sido robado a un efectivo de la subcomisaría Laprida.

Compartir