Compartir

Los precios del petróleo siguen cayendo y se acercaron el martes al umbral simbólico de los 30 dólares el barril, generando tensiones en el seno de la OPEP y obligando a los gigantes del sector a eliminar empleos.

La abundancia de crudo, que deprime el mercado desde hace varios meses, provocó una nueva caída del crudo Brent a 30,43 dólares y del WTI a 30,41 dólares.

Las cotizaciones, que llegaron a 100 dólares el barril en junio de 2014, han perdido más de 30% solamente en 2015, y un 15% suplementario desde principios de este año. Y amenazan, según ciertos analistas, con seguir cayendo.

“Estamos en plena zona de incertidumbre, Nadie sabe hasta donde puede llegar la caída” explicó a la AFP Christopher Dembik, analista de Saxo Banque.

“Hace algunos meses, el umbral de los 30 dólares parecía completamente improbable. Hoy, ya está casi al alcance. Por lo tanto, puede seguir descendiendo” añadió.

Se trata de un batacazo considerable que fuerza a la OPEP a mover ficha: este martes, el presidente del cartel ha dejado entrever que el cartel se reunirá de urgencia a principios de marzo para fijar su estrategia a mediano plazo.

La evolución de los últimos días está en línea con los pronósticos de varios bancos de inversión, entre ellos Goldman Sachs, Bank of America y más recientemente Morgan Stanley, que han pronosticado que el crudo caerá hasta los 20 dólares por barril si se mantiene la apreciación del dólar frente al resto de divisas internacionales. Según los cálculos del último, por cada 5% de apreciación del dólar respecto a la cesta de principales divisas mundiales, el brent debería abaratarse entre un 10% y un 25%.

Compartir