Compartir

A pesar las advertencias y quejas de funcionarios provinciales y empresarios patagónicos, Aerolíneas Argentinas recortó las rutas y frecuencias del bautizado “corredor petrolero”, que une ciudades de Chubut, Santa Cruz, Neuquén, Córdoba y Mendoza, sin la necesidad de pasar por Buenos Aires.

La empresa estatal que dirige Isela Costantini oficializó este martes la eliminación de los 14 vuelos directos por semana entre Comodoro Rivadavia y Río Gallegos y disminuyó a la mitad la cantidad de partidas entre otras localidades importantes. Entre Neuquén y Comodoro se redujeron de 28 vuelos semanales a 14. Lo mismo ocurrió para las 28 conexiones entre las capitales Córdoba y Mendoza y los 14 de Mendoza a Neuquén.

Ante esta situación, la Asociación Patagónica de Agencias de Viajes y Turismo (APAVyT), la secretaría de Turismo del Chubut y la Cámara Argentina de Turismo anunciaron que solicitarán una reunión urgente con directivos de AA y funcionarios nacionales.

“(La ruta petrolera) es una línea muy exitosa y que gracias al éxito de esa línea han puesto tarifas importantes. No son bajas las tarifas, así que para Aerolíneas es una ruta que le da mucho beneficio y no la va a sacar”, aseguró el presidente de APAVyT Guillermo Schneider, en diálogo con El Patagónico.

Según el dirigente empresario, desde AA deben “clarificar” los planes y cambios para el “Corredor Petrolero”. La Asociación aclaró que en los últimos años los patagónicos “fortificaron” esas rutas, que se cumplen con una ocupación mayor al 80%.

Sin embargo, el argumento de la empresa para eliminar el trayecto de Comodoro a Río Gallegos es la baja rentabilidad. “Según dijo Aerolíneas Argentinas es por un mes, pero no tengo dudas de que va a ser por más de un mes”, concluyó.

En las últimas horas la a Federación Económica de Santa Cruz también expresó su rechazo a la medida. El titular de la entidad, Guillermo Polke, señaló que la decisión atenta contra el desarrollo turístico, productivo y comercial de la región y por ende, contradice los anuncios a nivel nacional de integrar la región con el resto del país.

“Esta decisión adoptada por Aerolíneas Argentinas discrimina a la región y profundamente a nuestra provincia, contrariando incluso los anuncios de una mayor conectividad e integración nos segrega y dificulta el transporte y traslado de pasajeros hacia nuestra Patagonia. Desde la Federación Económica solicitamos que se revea esta decisión, que es un gran obstáculo para el desarrollo de nuestra provincia y región”, manifestó Polke.

La Federación remarcó que al anular la ruta un pasajero deberá ahora recorrer 1.000 kilómetros por carretera, lo que implica unas 11 horas de viaje aproximadamente, cuando si se realiza en avión el recorrido dura no más de 90 minutos.

Desde la Federación además recordaron que cientos de personas utilizan está ruta aérea ya sea por temas laborales, de salud o para estar con sus familiares, ya que muchos de los hijos de patagónicos estudian en las universidades de Neuquén, Mendoza y Córdoba, y pueden volver a sus ciudades en forma directa en avión.

La posibilidad de eliminar esa conexión no es nueva y así lo manifestó la gobernadora santacruceña, Alicia Kirchner, a través de una carta enviada al ministro del Interior, Rogelio Frigerio. En esa misiva, Kirchner le solicitaba expresamente que se revea la posición del Gobierno nacional de recortar los vuelos directos del Corredor Patagónico. Esa nota fue enviada el 2 de febrero, pero la respuesta del Poder Ejecutivo fue la eliminación total de las rutas Río Gallegos-Comodoro.

“La citada ruta aérea constituye un servicio de transporte esencial para el desarrollo económico y social de esta región. Tanto la producción pesquera y petrolera, así como las actividades conexas a los puertos, ubicados en ambas ciudades, requieren de un enlace aéreo que las comunique y las mantenga integradas”, había alertado la mandataria.

Entre 2008 y 2015, Aerolíneas lanzó tres corredores (Federal Norte, Federal Sur y el Petrolero) con el objetivo de descentralizar los vuelos hacia la ciudad de Buenos Aires y potenciar económicamente cada una de las regiones.

Días atrás, la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) que nuclea a azafatas y comisarios de a bordo dispuso el estado de alerta ante “los rumores de ajuste del personal que trabaja en la línea de bandera Aerolíneas Argentinas”. Lo confirmó a través de un comunicado de prensa el titular del gremio, Juan Pablo Brey, quien convocó para mañana a una reunión ante los rumores de un recorte del 30% en el Grupo Aerolíneas Argentinas. Se basan en un plan de negocios que la CEO del grupo presentará en los próximos días.

El dirigente gremial aeronáutico aseguró que “existe por estas horas una fuerte puja en el interior del gobierno para recortar un 30 por ciento la dotación laboral de la aerolínea de bandera”. “Nosotros también vemos -añadió- cómo están disfrazando la política de Cielos Abiertos pero todo apunta a caída de rutas y recortes”, explicó Brey en alusión al plan de negocios que presentará la CEO del grupo Constantini los próximos días y que genera expectativas en toda la actividad aerocomercial.

Compartir