Compartir

General Roca venció por 2 a 0 a Rada Tilly con dos goles en el segundo tiempo de Jorge Iannolo. Roca continúa invicto y líder y se encamina de la mejor manera el final del Torneo Inicial “José Raúl Pierángeli” de la Primera División “B”. El encuentro, que se disputó en cancha de Palazzo, terminó con un tumulto en los vestuarios por la agresión que sufrió Mariano Viegas Bordeira por parte de Maximiliano Pérez, quien había sido expulsado y dejó a Roca con diez jugadores.

Lindo primer tiempo tuvo el duelo entre General Roca y Rada Tilly. Es que estos viejos conocidos, con pasado inmediato en la final de la Primera División “C” del año 2015, propusieron un partido abierto. Del lado de la visita, había una necesidad de achicar la diferencia en lo alto de la tabla de posiciones. Del otro lado, el local no especuló con su condición de puntero y salió mejor armado a la cancha del “Aguilucho”.

Roca se plantó mejor en el terreno. Con su tradicional defensa sólida, que no dudó en ningún momento, y con un medio campo seguro, que alternó buen dominio del balón con Soto y Darío Puntano, y mucha verticalidad y sacrificio por intermedio de Andrade y Gonzalo Pérez. Pero pese a eso, el primero en aportar peligro a la tarde fue el conjunto de la villa balnearia a través de los hermanos Alcalá. Emiliano tiró el centro, el arquero Cardozo no despejó del todo con sus puños y desembocó en la cabeza de Juan Cruz, quien no pudo darle dirección y la pelota cayó atrás del arco vacío del local.

Sólo pasaron 3 minutos para la contestación de Roca, que estuvo muy cerca luego de un centro en un tiro libre de Gonzalo Pérez y unos rebotes que le otorgaron la posibilidad de convertir a Arismendi. Sin embargo, Diego desperdició una ocasión increíble en el área chica ya que el balón se fue acariciando el poste derecho. En la siguiente y en el mejor momento del local, Flores armó una gran jugada individual. El “11” enganchó un par de veces, de izquierda al medio, y en la medialuna sacó un derechazo que salió apenas arriba del travesaño.

Rada Tilly salió de ese sofocón con una situación que pudo haber cambiado el curso del enfrentamiento. Porque Novillo incursionó por el sector diestro y arrojó un centro al primer palo para el remate de primera de Jiménez. La redonda impactó el travesaño y el “Aurinegro” se lamentó la pérdida. A partir de ahí, creció la intensidad en el roce, se puso áspero y se fue “picando” por el exceso en la verborragia de los protagonistas. Y a la poca colaboración de los jugadores, se les sumaron algunas flojas decisiones del árbitro, a quien se le fue yendo de las manos el encuentro.

Una clara referencia de ese contexto hostil fue una dura doble acción a los 37’. Cuando Novillo le entró fuertemente a Iannolo, quien estaba en el suelo. Inexplicablemente Brizuela no cobró nada y Gonzalo Pérez buscó venganza con una dura patada que le determinó la “tibia” tarjeta amarilla. Esto desencadenó una cantidad de empujones, agarrones y duelos dialécticos entre los jugadores. Tras esa desagradable situación, la convulsionada etapa inicial culminó con una chance clara de Roca. Cristian Rementería ganó con la cabeza, Viegas Bordeira salvó providencialmente y despejó Álvarez. Flores capturó el esférico y, desde el borde del área grande, estuvo cerca de convertir.

El complemento se inició polémico ya que a los 3’ la gente de Rada Tilly pidió penal sobre Jiménez. Y en el contrataque de esa acción, llegó la apertura del resultado cuando Iannolo, plantado antes de la medialuna, la colgó del ángulo izquierdo con un derechazo fulminante. Roca se puso 1 a 0 y el “Aurinegro” tuvo que salir a tratar de empatarlo. Y lo pudo hacer el elenco de Gelinger porque a los 17’, a puro toque, enarbolaron una buena jugada por derecha. Jiménez la recibió de espaldas al vértice del área grande y la cedió atrás para Novillo, quien de primera metió un zurdazo recto y bajo que atajó Cardozo junto a la base del vertical.

El arquero local sostuvo a su equipo y un minuto después Roca dio la segunda estocada en una pelota detenida en tres cuartos. Soto la puso al punto penal, Viegas Bordeira salió mal, Iannolo anticipó al “1”, la peinó y convirtió el 2 a 0. Fueron dos apariciones determinantes del “7”, que en la previa iba a ir al banco de suplentes. Pero el destino le jugó una buena pasada ya que Lucas Mansilla, quien iba a ser titular, no presentó el documento y no pudo entrar ser parte del equipo. A diferencia de la primera mitad, en la cual había jugado mejor, Roca fue contundente y posteriormente cerró impecablemente el encuentro con una defensa que es una muralla.

INCIDENTES EN EL FINAL

A los 42’ del segundo tiempo Maximiliano Pérez, quien ingresó a los 35’ en lugar de Soto, se encaminaba para decretar el tercer tanto de General Roca. Pero al “13” se le fue larga, Viegas Bordeira tomó la pelota abajo y el delantero, en el envión por la corrida, dejó la pierna imprudentemente e impactó en el pecho del jugador “Aurinegro”. Brizuela le sacó la tarjeta roja y el futbolista roquense apenas disputó siete minutos. Producto de esa acción, se armó un revuelo que se disipó lentamente.

Pero lamentablemente el asunto no concluyó ahí ya que después del pitazo final y, cuando el arquero de la villa balnearia estaba por meterse al vestuario, recibió un puñetazo de Maximiliano Pérez, quien lo esperó en la zona mixta y lo agredió sorpresivamente. Esto generó la reacción del portero y se armó un tumulto que calmaron la policía, algunos jugadores y colaboradores de los clubes. No pasó a mayores, pero pudo ser peor por la presencia de hinchas y gente que nada tiene que hacer en ese lugar.

Fuente: Diario Crónica

Compartir