Compartir

A raíz de las denuncias realizadas este martes por secuestros virtuales en Rada Tilly es importante para la población saber qué hacer ante un llamado de este tipo.

En los últimos meses se dieron a conocer varios casos de secuestros virtuales . La modalidad no es nueva, pero va adquiriendo diversas variantes para engañar a la gente.

El llamado “secuestro virtual” es en realidad una extorsión. Ocurre cuando un delincuente llama a una persona y le hace creer que tiene a un familiar secuestrado. La amenaza y le pide dinero y joyas a cambio de la liberación del supuesto secuestrado.

Cortar la llamada

Son dos las modalidades más usadas por los delincuentes que realizan secuestros virtuales. Una de ellas es fingir ser personal médico o policial que llama para avisar sobre un supuesto accidente de un familiar. Otra es poner al teléfono a una persona llorando que se hace pasar por el familiar presuntamente secuestrado.

“Apenas escuche que le dicen que llaman desde tal o cual comisaría u hospital, corten. No permita que lleguen al momento de la amenaza. Ni la policía ni los médicos hacen esos llamados en la vida real”, sostienen fuentes de la policía federal. En el caso de que pongan al teléfono al supuesto familiar, recomiendan tener la lucidez para tratar de reconocer si esa voz es en verdad la del familiar.

No brindar información

Si la gente no quiere o no puede dejar de atender el teléfono, o ante el temor no se anima a cortar la comunicación, hay otras cuestiones a tener en cuenta para prevenir que se concrete la extorsión.

“Los delincuentes aprovechan la desesperación de la gente y la falta de reacción. Es fundamental tener la lucidez para no brindarles ninguna información” sostiene el especialista Adler.

Es fundamental que las personas no respondan a las preguntas del delincuente. Que no den datos concretos sobre su situación familiar, ni quienes viven en la casa o quienes están en otro lado.

Contactar al supuesto secuestrado

La forma clásica que tiene el delincuente de asegurarse que el extorsionado siga el juego es amenazarlo con dañar al falso secuestrado si corta la llamada.

“Aunque no nos animemos a cortar la llamada, si tenemos celular, hay que intentar ubicar al ser querido que los delincuentes dicen que secuestraron. Y los que tenemos celular debemos mantenerlo encendido siempre por si suceden estas cosas”

Hacer la denuncia

Cuando el extorsionador que hizo la llamada logró generarle a la otra persona la creencia de que tiene secuestrado a un familiar, el siguiente paso va a ser la amenaza. Van a pedirle que les deje cierta cantidad de dinero, joyas, objetos de valor en una bolsa en alguna esquina cercana a su casa.

“Antes de hacer esto, antes de responder a la extorsión, tienen que llamar a la policía”, dicen desde la Federal. “La policía no va a hacer nada que pueda poner en riesgo a nadie. Se sigue un protocolo con intervención de un juez. En el 100 por ciento de los casos, es secuestro virtual. Si la gente denuncia en ese momento, al menos se puede detener a los que van a buscar la plata”, explican las fuentes.

Informarse

Para los especialistas, los medios de comunicación juegan un rol fundamental. “La gente tiene que saber qué tipo de modalidades delictivas se están utilizando. Muchas veces hay víctimas que no estaban al tanto de que existían los secuestros virtuales. Los medios tienen que informar, y la gente tiene que buscar estar informada”, señalan las fuentes de la PFA.

“La gente tiene que saber que un secuestro extorsivo real requiere de una logística mucho más complicada. Un sistema de postas, un lugar donde esconder al secuestrado. No se lo hacen a cualquier persona”, explican.

Compartir