Compartir

Desde que asumió Mauricio Macri fueron despedidos 140.000 trabajadores de empresas privadas y del Estado. A estos se le sumaron casi 15.000 suspendidos.

Entre el 10 de diciembre y el 30 de abril, los despidos totalizaron 139.874 y las suspensiones afectaron a 14.912 personas, según un relevamiento del Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

LEÉ MÁS. El gobierno presiona a los empresarios para frenar la ley antidespidos.

De la sumatoria, el 61,2% pertenecían al sector privado (94.762 empleados) y el 38,8% al público (60.024). “Luego del impacto inicial que tuvieron los despidos en los distintos ministerios nacionales, carteras provinciales y municipales, los despidos y suspensiones del sector privado superaron ampliamente a los del sector público”, señaló el CEPA.

De acuerdo a los investigadores, las desvinculaciones y suspensiones se incrementaron un 9,36% en abril. Al 31 de marzo había 141.542 afectados, pero al 30 de abril ascendió a 154.786 personas.

El relevamiento señala que la construcción “lidera” con 58.155 despedidos en función de la paralización de la obra pública, seguido por la rama metalúrgica con 12.000 despedidos y suspensiones. En la metalurgia, el informe considera además despedidos y suspendidos de la siderurgia, de empresas como Tenaris Siat del Grupo Techint.

Los sectores alimenticio y automotriz presentan asimismo una porción significativa de despedidos, con 4.655 en el primer caso y 3.755 en el segundo. En autopartes se contabilizan asimismo unos 758 trabajadores despedidos y suspendidos. Además, el CEPA seña que el sector energético contiene 2.710 despedidos y el sector gastronómico, según fuentes sindicales, totaliza 2.100.

Compartir