Compartir

Hay 5.700 inscriptos en el registro nacional de adopciones. En Chubut son 80 familias las que esperan. El 92% desea adoptar bebés menores a un año. El Estado intenta promover que también contemplen a niños de mayor edad, adolescentes o discapacitados. Se repiten los casos de jóvenes que llegan a los 18 años sin una familia que los incorpore a su vida.

A pesar que son muchos los menores en espera de una familia que les abra un hogar para ser parte importante de ella, la inmensa mayoría de los interesados en adoptar buscan bebés que no superen el año. El resto, mientras más se prolonga la espera, menos espectativas y posibilidades tienen.

«En Argentina hay alrededor de 5.700 familias iscriptas (para adoptar). Y el 92% aproximadamente desea adoptar niños menores del año y sólo el 1,3% aceptaría niños de más de 12 años, y ni hablar con ciertas patologías», dijo ayer la titular del área de Adopciones de la Provincia, Silvia Britos.

A partir de esa realidad, es que se suelen escuchar casos de matrimonios que están anotados desde hace cinco años «porque quizás ellos optan por bebés de 0 a 2 años. Entonces por eso es como que la espera se hace larga en las familias, y ni qué hablar en los chicos que superan los 6, 7, 8 años, adolescentes ni hablar. Porque a veces egresan sin la posibilidad de tener una familia, y eso es lo más triste», expuso la funcionaria dependiente del Ministerio de la Familia.

En Chubut son 80 las familias que esperan adoptar. En tanto que en proceso de vinculación son 27, es decir que están con un niño o adolescente en este proceso previo a la guarda y el juicio de adopción.

¿Quién recuerda alguna campaña del Estado promoviendo la adopción? La respuestas es más que evidente. Sin embargo, desde el área de Adopciones de la Provincia se está trabajando en el dictado de talleres «para hablar del tema», indicó Britos.

«Ya se hizo un encuentro en la ciudad de Esquel la semana pasada, e invitamos a gente de discapacidad para hablar que no le teman a la discapacidad, que también hay chicos en esa condición que están esperando ser adoptados. O también los chicos que son mayores de 9, 10 o 12 años», dijo Britos.

En Chubut hay delegaciones para realizar los trámites en Esquel, Comodoro Rivadavia, Puerto Madryn y la sede central en Rawson. «Muchas veces las familias se preguntan por qué tanta espera, pero hay que tener en cuenta que siempre cuando a un niño se saca de su familia de origen es por una medida excepcional. O transitan en una familia solidaria, o en otros casos van al hogar de niños u hogar de adolecentes, mujeres o varones. Y es un proceso que se debe trabajar mucho con su familia de origen para poder restituirle el derecho al niño de poder otra vez incorporarse a su familia. Cuando estas no se puede llevar a cabo, ahí es cuando los chicos están en un proceso de adopción», explicó la funcionaria.

El registro de adoptantes es único a nivel nacional. «Cuando las familias se vienen a inscribir se les da todo una guía informativa, se sacan las dudas en un segundo encuentro y después empiezan con la parte de evaluación con un equipo técnico de psicólogos y trabajadores sociales. Después de esas evaluaciones ellos quedan inscriptos y están dentro de la red nacional», detalló. «Recién cuando hay una convocatoria a nivel nacional y no se logran familias adoptantes en el lugar donde el niño vive, se busca en el resto del país», concluyó.

Compartir