Compartir

Luego de casi dos meses de una dura negociación salarial, finalmente ayer el Sindicato Petrolero cerró su paritaria con un aumento salarial del 30% más un bono de $20 mil como suma fija, pagadero en dos veces. Además se garantiza el sostenimiento de los puestos laborales en la Cuenca del Golfo San Jorge.

Luego de casi dos meses de una dura negociación salarial, finalmente y tal cual se había adelantado durante la jornada de ayer, el Sindicato Petrolero cerró su paritaria con un aumento del 30 % más un bono de $20 mil como suma fija, pagadero en dos veces.

La información fue ratificada por el secretario general del gremio, Jorge Ávila, quien remarcó que se pudo revertir la polémica resolución que habían acordado el Ministerio de Trabajo de Nación y las cámaras empresarias la que, pese a los cuestionamientos del Sindicato del Petróleo y Gas Privado del Chubut, había sido aceptada por el gremio neuquino.

La rúbrica del acuerdo, finalmente garantiza el sostenimiento de los puestos laborales en la Cuenca del Golfo San Jorge y la paz social de la región, la que se encontraba amenazada ante la posibilidad de retomarse el plan de lucha luego del paro de dos días que, en esta oportunidad, se había aprobado por asamblea por 72 horas con movilización de trabajadores a las rutas de la zona.

Ávila puntualizó que se logró modificar los artículos de la resolución que “eran perjudiciales para nuestros trabajadores. Se logró quitar el punto 6 de esa resolución, el que dejaba afuera a los trabajadores que hoy se encuentran en la casa y que, gracias a la dura posición sindical, ahora está claro que van a cobrar el aumento”.

En cuanto al logro, agregó que el aumento para el semestre “será del 30% y tal cual se anunció oportunamente: el 18% el primero de julio, 5% en noviembre y el restante 7% en enero próximo y una suma de 20 mil pesos en dos cuotas. El aumento va sobre viandas y adicionales, a todo lo remunerativo y no remunerativo”, argumentó.

Ávila señaló que en el artículo final también está presente “la garantía de los puestos laborales para nuestra gente y la conversación a futuro de los cambios que pueda tener la industria, pero queda desligado el tema de la productividad para poder cerrar salarios, sino discutir lo que deba ser para poder mantener los puestos de trabajo. Si hay que hacerlo por 8 horas para los trabajadores de Torre y Servicios Especiales se hará, porque es nuestra obligación dejar la mayor cantidad de trabajadores, sin perder nada ni renunciar a los sueldos ya conformados por la industria”.

“Si las ocho horas salvan a todo el mundo, con los salarios como están hoy, creo que tampoco tenemos mucho para discutir. Hemos salido, se ha retirado un sector del empresariado muy enojado porque no estaban de acuerdo con las modificaciones que se hicieron: la CEOPE salió e impugnó el acuerdo aceptado y homologado, diciendo que lo único que van a pagar es lo que pactaron con el gobierno nacional y que a los que están en la casa no les van a pagar; pero nosotros no tenemos ese problema porque de ellos no tenemos a nadie en la casa, como sí los tiene Neuquén”, analizó Ávila.

Compartir