Compartir

Jacinta Farías viuda de Garayalde, de entre 70 y 80 años, integraba una legendaria y conocida familia afincada desde siempre en ese sector de la provincia, cuyo apellido justamente dio nombre al paraje situado en un punto medio entre las ciudades de Trelew y Comodoro Rivadavia. La mujer conducía una Chevrolet Montana que terminó debajo del acoplado del camión que la llevó por delante al momento en que subía a la ruta tras cargar combustible en la estación de servicio.

En la tarde de ayer, una infausta noticia sacudió especialmente a la zona de Garayalde donde se produjo un terrible accidente luego de que una mujer cargara combustible en la estación de servicio de ese sector y, al intentar retomar su camino, no observó el paso de un camión de cargas con acoplado que se dirigía a nuestra ciudad, el que la embistió a su paso sin poder realizar maniobra alguna por esquivarla.

Al parecer la única ocupante de la camioneta siniestrada, una Chevrolet Montana, era una antigua residente de esa reconocida zona, Carolina viuda de Garayalde, e integrante de la familia que ha dado nombre a esa amplia y fría zona a unos 200 kilómetros de la ciudad de Trelew.

El accidente, que tuvo como testigo al expendedor de combustible de la estación de servicio, ocurrió poco después de las 16 horas de ayer luego de que la mujer llenara el tanque de su camioneta e intentara proseguir viaje. En esa maniobra, no se habría percatado de la proximidad del camión de cargas de la empresa Vesprini & Vesprini que circulaba de norte a sur, cuyo conductor nada pudo hacer para evitar el encontronazo.

El choque fue de tal magnitud que pese al porte de la camioneta, quedó virtualmente compactada en todo su lateral izquierdo con parte del motor incluido debajo del camión, lugar que se convirtió en el habitáculo mortal para Carolina de Garayalde.

El tremendo accidente motivó la presencia de Bomberos Voluntarios de Comodoro Rivadavia con su equipo de rescate, ambulancias, policías y la presencia de la fiscal, cuya demora lógica por las distancias, extendió en el tiempo el corte de ruta en principio y la posibilidad de recuperar el cuerpo de la única víctima.

Aparentemente y según los primeros datos aportados por el nervioso hombre que se convirtió en único testigo de la tragedia, la mujer de entre 70 y 80 años, pasó a la estación de servicio a cargar combustible para continuar viaje hacia la ciudad de Trelew, realizando un trayecto que cubría permanentemente y generalmente sin compañía.

Debido a la demora en la llegada de la fiscal y en obtenerse la autorización judicial, recién cuando caía la noche se pudo realizar el penoso trabajo de recuperación del cuerpo, trabajo que estuvo a cargo del personal de Bomberos Voluntarios.

“El camionero debe haber creído que la mujer le cedía el paso, entonces aceleró la marcha y ella también aceleró”

Trelew, (Agencia).- Uno de los responsables de la estación de servicio en donde la víctima había cargado combustible vio el accidente y contó esa conmovedora experiencia, mientras se esperaba la presencia en el lugar de personal policial de Comodoro Rivadavia que intervino por razones de jurisdicción.

“Vino a cargar combustible una mujer muy conocida de la zona, que vive a unos diez kilómetros de la estación de servicio, que es Jacinta, la viuda de Garayalde, la gente la debe conocer; ella iba para Trelew y lamentablemente una vez que se asomó a la ruta venía un camión y se ve que se le quiso adelantar. El camión venía desde Trelew hacia Comodoro y el chofer debe haber creído que la mujer le cedía el paso, entonces aceleró la marcha y ella también aceleró. Lamentablemente al camionero no le dio opción, se tiró para el carril contrario y la chocó de frente”, testificó Víctor Hugo Ansaldo, aún conmovido por lo que había visto.

“Si bien la embistió de frente, la camioneta giró y se enganchó; quedó incrustada en uno de los laterales del camión y la arrastró aproximadamente unos doscientos cincuenta metros”, agregó. “La mujer, lamentablemente, perdió la vida. Ella era muy conocida”, insistió.

Posteriormente se le consultó a qué altura había ocurrido el accidente. “Justo enfrente de la estación de servicio”, indicó. “Para que la gente se ubique fue a la altura del kilómetro 1660 de la ruta 3”, especificó.

Luego, al ratificar que él y los que se encontraban en ese momento en la estación habían sido testigos presenciales del siniestro, Ansaldo reiteró: “Sí. Salió y ahí se produjo la tragedia. Le cargamos combustible y habrán pasado cinco minutos. Nosotros vimos todo”, aseguró.

Increíblemente, entre que llegó la policía de Comodoro y se hicieron todas las actuaciones por el infausto suceso, muestras fotográficas, mediciones y la planimetría pasaron cuatro horas y el cuerpo de la fallecida todavía se encontraba dentro de la cabina de la camioneta. El accidente, tal como se dijo, sucedió alrededor de las 14,30 y recién el cadáver pudo ser retirado después de las 17.

Compartir