Compartir

Los productores de fruta fina de Lago Puelo, El Hoyo, Epuyen, en Chubut, y El Bolsón (Río Negro) atraviesan una difícil situación ante la apertura de importaciones que alienta el gobierno de Mauricio Macri. Es que las nuevas reglas le dan mayores facilidades de ingreso al mercado chileno que puede vender el producto a un menor precio de lo que cuesta producir en la zona.

La situación preocupa, a pocos meses de una nueva cosecha y aún con más de 150.000 kilos de fruta fina en cámaras de frío que esperan ser vendidas. Principalmente por el impacto que puede generar en la economía de estos productores, esenciales también dentro del rubro turístico por las actividades que ofrecen y el sello distintivo que le aportan a la gastronomía.

Ayer la ministra de Turismo, Cecilia Torrejón, fue consultada por esta situación. La funcionaria manifestó su preocupación, teniendo en cuenta que la gastronomía es uno de los ejes de la política turística de la provincia.

“Nosotros, tal como venimos haciendo desde el inicio de gestión, siempre propiciamos lo que es la gastronomía, y decimos que tiene sentido porque tenemos una producción excelente”, explicó.
“Entonces claro que nos preocupa que no exista esa producción, o que tenga peligro porque en este momento se está importando. Me parece que tenemos que tener un poco de cuidado y esas son medidas que tienen que tomarse desde el Ministerio de la Nación”, agregó.

Fuente: El Patagonico.

Compartir