Compartir

“Después de haber trabajado 20 horas, se nos quedó fuera de servicio el móvil, caí agotada del cansancio y me dormí en el piso”. Con esas palabras la bombero Luciana Rizzo conmovió a todos. Y, claro, con una foto devastadora: su cuerpo yaciendo en el piso, con un camión de fondo, tras el duro trabajo para combatir los incendios que se devoran hoy a la Provincia de la Pampa.

Compartir