Compartir

Los integrantes de la Comisión de Medio Ambiente de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco desarrollaron ayer una radio abierta como una forma de visibilizar la crisis hídrica que afecta a esta ciudad y toda la región.

La propuesta comenzó a las 16:30 y se desarrolló en la plaza de la Escuela 83 donde los presentes repasaron textos y distintas miradas sobre esta problemática.

Joaquín Quisle, parte de esta comisión, planteó que la responsabilidad de la crisis hídrica cuenta con más de un responsable.

“La SCPL (Sociedad Cooperativa Popular Limitada) y el IPA (Instituto Provincial del Agua) tienen su cuota de responsabilidad por esta situación a tal punto que el comunicado que hicieron los autoconvocados del Senguer en Sarmiento en febrero, nos pareció que era muy acertado recordarlo acá”, destacó.

Asimismo, Quisle manifestó: “somos estudiantes de la Universidad que cursamos las carreras de Gestión Ambiental y Letras que decidimos realizar esta radio abierta en respuesta a los reiterados cortes que siempre se llevan a cabo durante el verano. A esto hay que sumarle las pérdidas de agua potable y la sequía que están sufriendo los lagos que nos abastecen”.

“Nosotros lo que queremos hacer es visualizar la problemática desde los distintos sectores. Desde un campo más amplio porque las responsabilidades son compartidas. Acá somos culpables hasta la última persona que abre la canilla. Hay responsabilidades compartidas pero también hay diferenciadas porque hay gente que tiene voluntad y tiene las decisiones para detener esta problemática y no hay una respuesta favorable”, agregó.

El integrante de la Comisión de Medio Ambiente subrayó: “esta es una problemática que es histórica que se agudizó en la década del 2000 con el tema de las petroleras y con la presencia de tomas ilegales de algunos terratenientes en Sarmiento y se ve la falta de gestión y de decisión política de las personas encargadas de legislar”, cuestionó.

“Una de las cuestiones que más llama la atención es que quieran ponerle medidores de agua a la gente. Esto es una medida ineficaz porque tenes 200 caños rotos y no hace falta caminar diez cuadras te encontrás uno roto. Además, esto está poniendo a vista que la persona que abre la canilla o que usa la pelopincho tiene la culpa cuando no es así ya que hay toda una cuestión detrás pero que no quieren reconocer”, planteó.

Compartir