Compartir

Es lo que afirmó el intendente Carlos Linares, pidiendo paciencia al respecto y volviendo a admitir que la situación desbordó a la ciudad, agravándose en las últimas horas por la lluvia que cayó durante toda la tarde.

Por otra parte, el jefe comunal confirmó que el lunes vendrán 600 soldados voluntarios a contribuir en tareas de reparaciones y mantenimiento. Por ello se estaba coordinando con el titular del Comando el albergue y la comida para ellos, quienes permanecerían al menos una semana.

Compartir